Vidal: ¿de Heidi a demonio?

Se encuentra inmersa en una grave denuncia relacionada con espionaje ilegal y negocios sucios

A medida que pasan las horas se van conociendo escuchas y nuevos datos que compromete a aún más al gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, respectivamente, en lo que a espionaje ilegal se refiere; ampliar información en siguiente link: Confirmado: Era un gobierno de mafiosos. Ahora, aparecieron audios del subcomisario Hernán Casassa que asegura que las investigaciones clandestinas que ordenaba la mesa judicial -impulsada por Macri y Vidal tal cual se desprende- se las entregaban a “Carrió o alguno de sus secuaces”. La nueva revelación pone el descubierto la fuerte interna reinante ex funcionarios de la AFI (Agencia Federal de Investigación) y dirigentes de Juntos por el Cambio. Pero sobre todo, desnuda el serio daño institucional y republicano que impuso aquel gobierno al montar un andamiaje de espionaje ilegal para perseguir a dirigentes propios y ajenos, y a empresarios. Política y negocios espurios era el verbo que mejor conjugada el gobierno de Juntos por el Cambio. Brazo judicial (jueces de Comodoro Py y el procurador provincial macrista Julio Conte Grand) y apoyatura mediática, fueron y siguen siendo las dos espadas sobre la cual se basó la estructura cambiemista para imponer política y negocios sucios. Así quedó expuesto durante la “reunión de trabajo” realizada por el ex Ministro de Trabajo de Vidal Villegas en la sede del Bco. Provincia. En esa mesa estaba el intendente de La Plata Julio Garro, funcionarios judiciales, empresarios, altos directivos de la Central de Inteligencia (AFI) y dirigentes de Cambiemos. El objeto de la reunión era "armar causas judiciales para perseguir a dirigentes sindicales".


El llamativo silencio de Vidal - que por estas horas descansa en las lujosas playas de Cariló -sobre las terribles acusaciones que pesa sobre su gobierno, pone el descubierto que si la intención de la diputada nacional es jugar una posible candidatura presidencial o “sacar los pies fuera del plato” como sentenció Mauricio Macri, esto no le se será sencillo. “Pretende (Vidal) seguir siendo Heidi, sin poner en riesgo nada mientras a nosotros nos matan y ensucian; cuando cobraba bien que agarraba”, comentaba un ex colaborador de Mauricio Macri hoy revistiendo en las filas de Larreta.


No es ningún secreto que la ex gobernadora recibió dinero de empresarios proveedores del estado para financiar la campaña electoral del 2017 de Juntos por el Cambio. El tema fue tan escandaloso, que además de la intervención judicial, Vidal se vio en la necesidad de desplazar a la Tesorera de la Provincia de Buenos Aires ya que era la encargada de administrar los fondos de dicha campaña electoral.


Ahora aparecen empresarios de la construcción sentados con gente de su confianza y directivos de la AFI armando causas judiciales. En tren de sospecha y especulaciones, no faltan aquellas que dicen que el lujoso departamento que Vidal se compró el barrio parque en CABA fue gracias a la solidaridad de empresarios de construcción. Ella adujo que el dinero se lo prestó el vendedor de la inmobiliaria.


Lo concreto es que a Juntos por el Cambio, producto de la feroz y violenta interna que tiene a Mauricio Macri enfrentado con Larreta y a la dirigencia radical, también vive la disputa entre ex directivos de la AFI. Si inaudito y preocupante resulta conocer que el gobierno de Juntos espiaba a diestra y siniestra, no menos extraño es el hecho de que ahora aparecen audios y videos que dan sustento al espionaje ilegal y armado de causas judiciales. Es evidente que Mauricio Macri camina la política con carpetas bajo el brazo y resiste pasar a un segundo plano. Mucho menos que ir a los Tribunales.