San Isidro: "con los cuidacohes e indigentes, no jodan; hay que protegerlos"

Desde la Agrupación La Cámpora aseguran que “el gobierno local continúa hostigando a los que menos tienen”

Imagen ilustrativa

“Mientras que el municipio de San Isidro dice "intensificar operativos contra los cuidacoches", lo cierto es que el gobierno local continúa hostigando a los que menos tienen. Tras las luces del pomposo "polo gastronómico" del bajo de San Isidro se esconde la realidad de muchos vecinos y vecinas del barrio quienes intentan ganar dinero honestamente realizando el cuidado de los vehículos de quienes concurren a la zona”, expresa el comunicado de prensa que hiciera público la Agrupación La Cámpora de San Isidro, el sector que responde al ex concejal Marcos Cianni. Junto al dirigentes, las firmas de Roxana Piriz FeTraES (Federación de Trabajadores de la Economía Social); Manuela Schuppisser responsable de Derechos Humanos y Emanuel Torcuato Resonsable del Espacio Comunitario “Crecer con Futuro” del Bajo de San Isidro dan fuerza al reclamo.


La bronca y malestar se basa en que el municipio se ampara en una ordenanza del año 2015 que deja "expresamente prohibida la solicitud y/o exigencia de dinero por parte de los cuidacoches”, pero,al decir de los denunciantes “en ningún momento condena la actividad”. Es en este punto donde la contradicción o doble vara, en cuidar al poderoso y desatender al que menos tiene se da aquello que tanto habla el Papa Francisco, “la cultura del descarte, que en nuestro distrito se manifiesta claramente, este es uno de los tantos casos”, confía Cianni al momento de ser consultado.


Los y las firmantes explican, sin mencionar al intendente Posse, que “no se permite exigir un pago por dicha tarea, pero no se prohíbe la realización del trabajo. Luego, si quienes concurren a los bares y restaurantes deciden pagar voluntariamente, la actividad es completamente lícita. De igual forma, la ordenanza jamás habilita a reprimir dicha actividad con la violencia que se está ejerciendo”.


“Amenazas y un uso ilógico de las fuerzas de seguridad son las herramientas con las que la Municipalidad de San Isidro actúa. Estos hechos no resultan novedosos puesto que esta gestión se caracteriza por resultar impune ante cada caso de violencia institucional”, dice otra parte del comunicado de prensa al cual accedió Lo Nuestro.


Y, en esto de entender y comprender a quienes se eligen “disciplinar” La Cámpora comenta que “los vecinos y vecinas que sufren estos ataques están nucleados en el comedor "Crecer con futuro", una organización barrial que desde hace tiempo trabaja para que la gente del bajo de San Isidro pueda tener un plato de comida en sus casas. Lo curioso de la situación es que quienes trabajan como cuidacoches son vecinos y vecinas del mismo barrio. Están identificados por los dueños de los locales gastronómicos que, lejos de reprimir su labor, se solidarizan”.


“De esta manera, la mirada del ejecutivo de San Isidro sigue siendo la misma de siempre” amplia el escrito para agregar que “distingue un problema en la presencia de los cuidacoches, pero ignora que estas personas son vecinos y vecinas que necesitan trabajar. Lejos de buscar una solución al problema real, utilizan la fuerza y las amenazas demostrando lo poco que le importan algunos sectores del distrito y lo poco que tienen en cuenta a la economía popular”


Y, así como desde dicha agrupación consideran que “el municipio castiga a los que menos tienen”, lo propios sucede con los vendedores ambulantes que “se ganan la diaria”. También objetan que” las patrullas municipales persiguen a vecinos y vecinas que viven en situación de calle”

300x250.gif
350x320 junio.gif