top of page

Larreta tuvo que recular en chancleta

Luego de "licenciar" al Ministro Marcelo D’Alessandro y tras reunirse con Mauricio Macri , el jefe del gobierno de la CABA salió a respaldar a quien había eyectado días atrás

Luego de conocerse los escandalosos chats del Ministro de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro y tras la reunión con Mauricio Macri en su lujosa vivienda de Villa La Angostura, Horacio Rodríguez Larreta tuvo que salir a respaldar a su funcionario argumentando lo pactado con el ex presidente: montar el relato de que todo “es una operación del kirchnerismo”. Un detalle no menor y que marca la presión que recibió Larreta, es que Marcelo D’Alessandro venía de pedir licencia. En realidad, el jefe del gobierno de CABA le pedía la renuncia. Soltarle la mano a D’Alessandro, como pretendía Larreta, era tirarse un tiro en los pies. Así se lo expresó Mauricio Macri durante la reunión con Larreta. El temor de que el “licenciado” funcionario contara todos los negociados que giran en el gobierno de la CABA, en que nadie de la actual y anterior gestión quedaría exento, terminó persuadiendo a Larreta.


Así como Mauricio Macri disciplinó a Vidal luego del resonado caso GestapoGate, ahora hizo lo propio con Larreta. Caso contrario, no se entiende el motivo por el cual sale a respaldar a quien días antes mando de “licencia”.

Por esto, Larreta argumentó que “hubo un hackeo contra Marcelo D’Alessandro, un robo de su línea telefónica, y con lo que se obtuvo se produjo un montaje con información manipulada, violando completamente el derecho a la intimidad” y dijo que “así se manejan las mafias”.


Del ministro de Seguridad y Justicia, Larreta aseguró: “Yo confío en Marcelo. También respeto y valoro su decisión de tomar una licencia mientras pone a disposición toda la información para desenmascarar esta operación del kirchnerismo”. Sin embargo, el funcionario no aporto ninguna prueba o indicio de la maniobra que denuncia. Así como inventaron el relato de los cuadernos para acusar a la actual vicepresidenta y ensuciar a todo aquel gobierno, ahora van por el mismo camino: tirar argumentos falaces, sin sustentos. Cuentan con protección mediática y el brazo judicial para caminar.


Tan sucio es todo aquello que se revela en los chats de Marcelo D’Alessandro que el funcionario se niega a entregar su celular a la justicia. Lo propio sucede con la mano derecha del presidente de la Corte Horacio Rosatti, Silvio Roble, de él se trata. El funcionario de la Corte que mantenía reiterados diálogos con a D’Alessandro también se niega a entregar el celular.


Además, opinó que “el Gobierno, por decisión directa del Presidente, vuelve a atacar a la Justicia” y que al oficialismo “no les gusta un juez, lo intentan remover. No les gusta un ministro, lo persiguen. Lo que en realidad no les gusta es la democracia”.

Cabe recordar que los chats pusieron al descubierto conversaciones con integrantes de la Corte Suprema para operar a favor de la Ciudad (fallo de coparticipación) y la entrega de sobre con miles de dólares entregados por el empresario dueño de la empresa de acarreo de grúas.

250x250.gif
bottom of page