Kicillof y Malena Galmarini con el pan bajo el brazo

Mientras el presidente, Cristina Kirchner y Sergio Massa reactivaron los encuentros, la presidenta de AySA y el mandatario provincial mantuvieron una reunión de trabajo en La Plata


A esta altura del partido, no es ningún secreto que un gesto en el ámbito político vale más que mil palabras. Más aún si este viene con un pan bajo el brazo: obras para la comunidad. Por eso, cuando la presidenta de AySA, Malena Galmarini, se acercó días atrás al despacho del gobernador Axel Kicillof para mantener una reunión de trabajo por un mega plan de obras que abarcan distintos puntos del conurbano, la fotografía difundida fue leída como una clara ratificación de la adecuada alquimia que mantiene el líder del Frente Renovador Sergio Massa con el kirchnerismo, y en particular, con Máximo Kirchner. No por casualidad, la llegada de un hombre del riñón del massismo como resulta ser el ministro Jorge Donofrio, al frente del Ministerio de Transporte Provincial.


Esto significa que Malena Galmarini podría acompañar a Kicillof en su próxima candidatura. Muy por el contrario. Su compañero o compañera saldrá de las filas de las intendencias.

Pero lo que sí es cierto es que, en esta suerte de juego de equilibrista -por cierto no buscado- en que Sergio Massa analiza y debate con los otros dos socios del Frente de Todos-Cristina Kirchner y Alberto Fernández-, el destino del gobierno del Frente de Todos, un rol relevante desempeña la política provincial. Territorio donde se libran, y suelen definirse, las grandes disputa electorales.

Si bien el Frente de Todos, y en particular KIcillof lidera, y con ventaja, todos los sondeos electorales, quedarse sin hacer nada mientras la voracidad empresarial y codicia de agroexportadores e importadores meten presión para devaluar el peso frente al dólar, es no comprender que sin riesgo no hay destino para millones de personas; muchas de ellas empobrecidas por el sistema.


Precisamente riesgo es lo que le piden al presidente los socios del Frente de Todos; Cristina y Massa que por estas horas han retomado las reuniones de trabajo.

Queda claro que el gobierno deberá arriesgar y no dudar ante las presiones y estocadas desestabilizadoras y golpistas que alientan y estimulan estas corridas financieras, con la intencionalidad de llevar al gobierno a una encerrona. Nada distinta a la que ejecutaron a lo largo de la historia.

Cualquier medida que adopte el gobierno nacional será desestimada por “los mercados” y por una oposición que también apuesta a la desestabilización institucional. “Estamos en un punto de inflexión, o avanzamos con todo y con todas las atribuciones que nos confiere la Secretaria de Comercio; nos faculta a intervenir en las empresa en caso de violar disposiciones vigentes, desabastecimiento o remarcaciones desmedidas de precios, o estos tipos nos llevan puesto”, confiaba ante Lo Nuestro un colaborador del gobernador, que por estas horas instruyó a su Ministro de la Producción Augusto Costa acompañar a su par Silvina Batakis que enfrenta las presiones de remarcadores de precios y de davaluadores. “Hagamos lo que tenemos que hacer y lo demás no importa nada, estos tipos siempre nos van a putear, nunca nos van a votar, nos odian, odian todo lo que huela a pueblo a trabajador a producción nacional”, razonaba un allegado a Sergio Massa que supo engrosar en su momento las filas de la UCR.


Por esos, la reunión de Galmarini con KIcillof ha sido leída como una nueva instancia de recuperar terrenos y avanzar con aquello que fuera prometido en el 2019. Y sobre todo enviar a una clara señal a la militancia del Frente Renovador que viene reclamando mayores precisiones y firmeza ante una actualidad francamente contradictoria. Algo de esto conversaron los renovadores en un reciente plenario encabezado por Sergio Massa realizado en San Fernando (viernes). Fue un encuentro preparatorio de lo que promete ser un amplio plenario nacional del Frente Renovador que reclama mayor acción política; y una señal para dentro del Frente de Todos.


Por lo pronto, gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, recibió (también el viernes) a la presidenta de AySA, Malena Galmarini para analizar el estado de las obras que lleva adelante la empresa en la Provincia.

Vale recordar que actualmente, AySA está realizando más de 1.400 obras de saneamiento y conexiones de agua potable con una inversión récord.


Asimismo, se encuentra en ejecución la megaobra Sistema Riachuelo, proyecto que se lleva a cabo en Avellaneda en el marco de la ampliación más importante del esquema troncal de cloacas del área metropolitana en los últimos 70 años. Por otra parte, en Bernal avanza la obra del Sistema Agua Sur, que asegurará el abastecimiento de agua potable en los partidos de Quilmes, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, Almirante Brown, Ezeiza y La Matanza.

300x250.gif
350x320 junio.gif