HCD San Isidro: rescatan a la “tortuga” Illia, hoy, un revolucionario ante los dinosaurios de la UCR

Libro sobre la vida Arturo Illia, presidente de la nación hasta que el golpe cívico-militar del 66 lo derrotara

De la mano del escritor Agustín Barletti el Concejo Deliberante de San Isidro fue testigo de una novela que rescata la vida de quien fuera presidente de la nación hasta que el golpe cívico-militar del 66 lo derrocara: el radical Arturo Umberto Illia. Barletti presentó el libro “Salteadores Nocturnos” bajo el formato de novel novela histórica y ante la presencia del HCD, el radical Martín Vázquez Pol. Todo un gesto, el del titular del Concejo Deliberante y hombre de confianza de Gustavo Posse, que pareciera reivindicar la impronta de Illia mientras la feroz interna en Juntos no cesa, y el radicalismo es conducido por dinosaurios que dejaron atrás principios y valores ideológicos para entregarse a las mieles de la derecha antinacional; si es que alguna vez la hubo nacional. Parte del aquel golpe fue impulsado por un sector de la prensa que tildaba al presidente como "tortuga" con la clara intención de esmerilar su imagen y poder. La historia reciente demuestra que si Don Arturo era una tortuga la actual conducción de la UCR califican con sobresaliente en la categoría de dinasurios-gorilescos.

El libro fue declarado de interés por el Concejo Deliberante.


Tras la presentación del libro, el concejal Martín Vázquez Pol le hizo entrega al autor del Decreto 57 votado sobre tablas el pasado 4 de mayo, que declara a este libro de “interés municipal”.

Participó del acto Leandro Illia, hijo del ex presidente argentino, quien efectuó una semblanza de quien presidiera la Argentina entre 1963 y 1966. También asistieron concejales en ejercicio y con mandado cumplido, referentes políticos y vecinos.

Leandro Illia, agradeció al autor por los casi cuarenta años de investigaciones dedicados a sondear sobre la vida de su padre, que culminaron en esta novela histórica.


“Agustín, que además conoció personalmente a mi padre, logró destacar sus valores, principios y sobre todo su lucha y vocación de servicio como médico y político”, resaltó Leandro Illia.


En su exposición, Barletti destacó los ocho años que Arturo Illia residió en la localidad de Martínez, entre 1966, luego del golpe de Estado que lo desalojara del poder, y 1974, que fueron tiempos cruciales para el país.


También señaló que el perfil de Illia, aún sigue envuelto en un “nebuloso desconocimiento” y que el espíritu de su libro “es lograr desentrañar su trayectoria pública y privada”.


“Pocos saben que este político, quien se destacó por su honestidad, vivió en Europa entre 1933 y 1934 y presenció el naciente fascismo al asistir a los actos públicos de Hitler y Mussolini. Casi nadie conoce que unos años más tarde fue enviado al norte argentino a negociar con oscuros traficantes la compra de armas de rezago de la guerra chaco-paraguaya para defender al gobernador cordobés Amadeo Sabatini. Se lo conoce como médico rural cuando en realidad fue un investigador de primer orden que junto a Salvador Mazza cambió la teoría vigente hasta los años 30 respecto de la lucha contra el mal de Chagas. Gran jugador de póker, amante del yoga, del budismo, y del pacifismo ghandiano, Illia también era un ávido lector, con sólidos conocimientos en filosofía, artes, historia universal y cultura general”, relató Barletti.


Dos años y ocho meses duró la gestión de quien alguna vez recibió el mote de tortuga.


“Su calidad de estadista se mostró cuando en 1964 se convirtió en el primer presidente de todo el mundo occidental en comerciar con China, o cuando en 1965 se adelantó en dos décadas al proceso de integración regional, al proponerle a su colega chileno Eduardo Frei, la creación de una confederación argentino chilena con capital en la ciudad de Córdoba”, comentó el escritor.


A quienes fueron a derrocarlo les dijo que eran “salteadores nocturnos” porque venían de noche a robarle el sueño de paz y progreso a los argentinos. Pero también les advirtió que sus hijos se avergonzarían de ellos por lo que estaban haciendo. Años después, la mayoría de los que participaron en este golpe de Estado expresaron públicamente su arrepentimiento. Con el tiempo, algunos de esos hijos de golpista que derrocaron a Illia terminaron recalaron en el gobierno de Cambiemos

300x250.gif
350x320 junio.gif