HCD de Tigre: entrega macrista y abstención oficialista

Con 3 votos del oficialismo municipal, más 11 del bloque de Juntos que responden al concejal Segundo Cernadas, se aprobó la Rendición de Cuentas del 2021. El Frente Renovador-Frente de todos se abstuvo

Foto archivo.


Si las internas políticas están a la orden del día, en Tigre, más puntualmente en el seno del Concejo Deliberante, esto quedó expuesto a la hora de votarse la Rendición de Cuentas del 2021 presentadas por el intendente Julio Zamora. Aún cuando la dirigencia de Juntos intenta por todos los medios ocultarla o minimizarlas, lo cierto es que, allí, el incendio producto de la virulenta interna es incontrolable.

Así fue que los 3 concejales que responden al intendente (Frente de Todos) fueron acompañados de 11 manos macristas, permitiendo que la Rendición fuera aprobada. Por su parte, el concejal Nicolás Massot (bloque Juntos que a nivel nacional responde a Emilio Monzo y Rogelio Frigerio; y a Horacio Larreta) se encargó de cuestionar las cuentas y objetar inversiones. Además, argumentó la “falta de acceso a la información administrativa” y recordó que hay una Ordenanza que “obliga al Departamento Ejecutivo abra su sistema de gestión para auditar el circuito administrativo”, al igual que la falta de licitaciones públicas para concesionar servicios. Y agrego que, “de no tener respuesta nos veremos en la necesidad de recurrir a la justicia”. Votó por el proyecto de minoría presentado por él.


En tanto, el bloque del Frente Renovador-Frente de Todos, marcando nuevamente la cancha, se abstuvo: 8 votos. Detrás de la abstención subyace una interna no saldada, y el reclamo de que la presidencia del Concejo Deliberante “no puede, ni debe permanecer en manos del macrismo cuando el gobierno nacional, provincial y sobre todo el municipal tienen los mismos colores, los del Frente de Todos”. También destilan críticas sobre la gestión del municipio.


Caber mencionar que el concejal Segundo Cernadas, hombre que responde a Cristian Ritondo, es el presidente del Concejo Deliberante, esto motivado por la interna no saldada entre el denominado zamorismo y el massismo.

A partir de dicha alquimia, Cernadas logró ciertos privilegios como es tener una estructura y planta de empleados en el ámbito municipal. Lo que comúnmente se denomina pacto de racionabilidad. y gobernabilida, aquel que a nivel nacional y provincial Juntos no quiere atender. De otro modo, si el Frente de Todos tuviera todos los satélites ordenados y la clara convicción de que, en parte, esto podría impedir un triunfo electoral del Juntos en el 2023, difícilmente Cernadas fuera titular del HCD. Y tampoco alcanzar tantos reconocimientos laborales para sus militantes del PRO.


Dentro de este esquema, es que Massot juega como el “hombre malo” dentro de Juntos. Bajo dicha impronta y con datos en la manos voto en contra la Rendición Cuentas del 2021.

Por su parte, el concejal Adolfo Leber (Juntos), tras cuestionar inversiones en medios nacionales que nada hablan de Tigre, explicó que recibieron importantes montos en concepto de publicidad y a muchos de ellos aún se les adeuda dinero del 2021, por caso Luis Majul y el portal de Horacio Vervisky. Leber, por disciplina partidaria y presión de su bloque, terminó votando por a afirmativa.


Massot, de excelente relación con Sergio Massa, basó su rechazo en que “nos mandaron las planillas sin respaldo en el sistema, hay un abuso de la figura de licitación privada en varios rubros y, consecuentemente, una alta concentración de adjudicación a proveedores y una imposibilidad de determinar las partidas de los contratos tercerizados con licitación vencida y recurrentemente prorrogada”. En realidad, dentro del bloque de Juntos confiaron que el ex presidente del bloque de diputados nacionales del PRO devenido a concejal y con ganas de ser candidato a intendentes (perdió la interna frente a Segundo Cernadas) , votó por la negativa al solo efecto de marcar diferencia dentro del espacio.


“Aunque le cierren las cuentas al municipio de Tigre el problema es la ineficiencia para administrar los recursos de los vecinos. No hay casi obras. El tránsito está colapsado por falta de accesos y transporte público. En San Fernando hay más obras que en Tigre. Los centros comerciales son del año 80 y las escuelas tienen vidrios rotos o baños sin puertas”, planteó Segundo Cernadas quien, así y todo, votó por aprobar las cuentas presentadas por el intendente Zamora.


Si la historia determina que todas las Rendiciones de Cuenta de cada municipio son objetadas y denunciadas por la oposición debido a irregularidades, que contadas veces se comprueban fehacientemente, mientras que los bloques oficialistas votan sumisamente lo que reclama el jefe comunal, en esta oportunidad la taba se dio vuelta. Las internas jugaron sobre tablas. Si hoy el intendente Julio Zamora puede respirar airoso, y cantar victoria, lo cierto es que las manos que hoy se levantaron a su favor, mañana podrían acodarse en otro mostrador.