“Gestapo M”, dictadura y nazismo

Silencio cómplice de la UCR, del PRO y de la CC. Sumisa devoción de una buena porción de la población

Salvo en un país en que la subjetividad de una buena porción de la población se encuentre sometida a un esquema político similar a una devoción y sumisión religiosa, el Poder Judicial esté impregnado de prácticas injustas y corruptas, y la prensa hegemónica omita, cuando no, minimice los acontecimientos que giran en torno a la denominada “Gestapo MM” (Mauricio Macri y María Vidal), difícilmente los hechos encuentren la claridad y luz que el delito investigado requiere: espionaje ilegal montado por el gobierno de Juntos, ampliar info. en siguiente link: Gestapo de Vidal: piden juicio político del Procurador Conte Grand.

Si de por si estos ingredientes son graves por donde se los analiza, no menos delicado es el silencio cómplice de la UCR y de la Colisión Cívica de Lilita Carrió. Lo propio sucede en el PRO que preside Patricia Bullrich.


Si la dictadura del 76 para imponer aquel modelo necesitó aplicar el terrorismo de estado, si el nazismo eligió y armó un falso relato basado en que la comunidad judía era corrupta y enemiga de Alemania, Juntos -y sin ánimo de vincularlo con los dos terrorismos- también inventó a su enemigo (sindicalistas y peronistas, en particular los ligados al gobierno de los Kirchner) espiando, creando falsos relatos y mandando a encarcelar a todo aquel que se opusiera rechazar al neoliberalismo como modelo político.


Desde que el video, donde se ve y escucha claramente la maniobra delictiva (espionaje ilegal), tomara estado público no se conocieron definiciones claras y precisas de dirigentes como Gerardo Morales, presidente de la UCR, de Elisa Carrió (que todo indica ha sido parte de las maniobras ilegales), Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Diego Santilli, del senador radical Rodolfo Cornejo, Martín Lousteau, Cristian Ritondo (involucrado en el espionaje ilegal) y de Horacio R. Larreta repudiando a un gobierno, es este caso, de Mauricio Macri y Vidal, que montó una estructura ilegal para espiar y perseguir a adversarios políticos, empresarios, dirigentes sindicales, y a tropa propia.


Vidal –que también fue espiada, y espió, y todo indica que habría más filmaciones sumamente comprometedoras- intentó dar una explicación. Sin desmentir el espionaje ilegal, la ex gobernadora dejó entrever que esto es parte de la interna de Juntos motivada por sus aspiraciones presidenciales. Vidal aseguró, sin ponerse colorada y con cara de yo soy una boluda total, que lo que se filmó en un salón de Banco Provincia fue una “reunión de trabajo”. Cuesta imaginar que aquella reunión haya sido de trabajo cuando de la presencia de altos directivos de la central de inteligencia (AFI) participaban de la misma.


Al decir de la senadora provincial Teresa García, más bien era una “reunión de grupo de tareas” que rememora los tiempos de la dictadura militar que operaban para secuestrar y hacer desaparecer personas. En este caso, la “reunión de trabajo” era para perseguir y encarcelar a opositores a partir del armado -invento- de causas judiciales. Para esto, el poder político (Macri -Vidal) contaban con la anuencia del Poder Judicial, mediático y complicidad de sus socios, la UCR y la CC.

En tren de especulaciones, no faltan aquellas que dicen que el video encontrado podría ser la punta de un iceberg aún más comprometedor para la dirigencia cambiemista. Cuestiones personales (íntimas), actos de corrupción entre funcionarios y empresarios, podría alcanzar luz, en la medida que algunos de estos dirigentes pretendan “sacar los pies del plato” como aseguró Mauricio Macri, en torno a aquellos y aquellas que quieran emprender un camino por fuera de Juntos. Caso contrario, no se comprende las razones por la cual, los y las máximas dirigentes de Juntos evitaran referirse a un tema extremadamente delicado como resulta ser que un gobierno haya montado estructura paraestatal, ilegal por cierto, para disciplinar e inventar causas judiciales.


Todo hace suponer, que si callan no sólo es porque tienen el culo sucio. Callan porque, además, cuentan con un electorado sumiso y obediente que nada le reclama. Y por otra parte, cuentan con el silencio cómplice de jueces, supremos y medios hegemónicos que, más allá de comulgar con estas prácticas ilegales y temer aparecer en estos videos en situaciones comprometidas, son parte de un modelo político, neoliberal, que intentan imponerse con persecuciones mediáticas y judiciales. Si la dictadura necesitó la desaparición de 30.000 persona, y aplicar el terrorismo de Estado -rememorando, de algún modo, al nazismo- , también con el objeto de imponer un modelo de derecha (neoliberal) Juntos fue por un camino “más leve”: inventar causas judiciales para detener a opositores, de todo tipo y calibre. Evidentemente y a medida que se van conociendo más datos sobre el espionaje ilegal, se podrá coincidir que el gobierno de Junto Era un gobierno de mafiosos

300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg