Brutal golpiza a Arnaldo Bresciani

El médico y dirigente político de Vicente López se encontraba cenando, en un restaurante de Olivos junto a una pareja de amigos, cuando fue abordado por la intolerancia, el odio

Foto: Arnaldo Bresciani tras la agresión


Por: Tano Armaleo.- Fue una acción certera, brutal y terrible la agresión la que sufrió el médico cirujano Arando Bresciani, y su amigo Guillermo Parisi, en la noche de ayer mientras fumaba un cigarrillo en la puerta del restaurante "José Ingenieros", de Olivos, donde se encontraba cenando junto a la mujer del segundo. Bresciani, al igual que Parisi, terminaron hospitalizado. Con varios puntos de sutura, y en el caso del médico, con serias lesiones en las costillas.

Violencia solo entendible dentro de un marco en el que todo parece valer, ya que dirigentes empresariales, sociales y políticos con el objeto de criticar al gobierno nacional, alientan y estimulan un discurso montado en el odio y en que el respeto no prevalece. La autoridad institucional no es respetada. Además, ciertos medios de comunicación y periodistas terminan alentando estos discursos.


Consultado el profesional, que dicho sea de paso es muy respetado y querido en Vicente López -además de ser Delegado del Sinndicato de Trabajadores Muncipales de Vicentge López-, tanto por su trabajo en el hospital municipal como en la faceta política -vinculado a la derecha al punto que supo ser Secretario de Salud de Jorge Macri hasta que toco demasiados timbres y fue eyectado del cargo-, confió que “me cuesta creer o vincular esto a cuestiones políticas, pero nada descarto”, y agregó que lo concreto fue que “no hubo cuestiones previas con los agresores que estaban en una mesa pegada a la nuestra que indicara que esto podría terminar como ellos dispusieron, a los golpes”.


Bresciani explicó que mientras se encontraban cenando un par de niños de dicha mesa, iban y venían corriendo por las mesas. Tanto que hubo un momento en que vasos y platos cayeron al piso. Frente a tamaña desprotección y apañamiento de los padres sobre las criaturas, la mujer de Parisi sugirió que le pongan límite, en tanto y en cuanto estaban en un restaurante y no en su casa.


“Si esta u otra fue la razón, no lo sé”, detalla Bresciani ante Lo Nuestro, para agregar: salgo afuera a fumar un cigarrillo, veo a uno de los fornidos que estaban en la mesa que me mira con cara de ¿qué te pasa?, cuando veo esto le digo, está todo bien, tranquilo, estas en familia con tus hijos, cerremos en día tranquilo”. Mientras este discurso, emanado de la sensatez y sentido común se iba expirando, el médico recibe un empujón de uno de la mesa en cuestión. “Me hago el boludo, no le doy importancias, evito pelear, no es mi estilo, así y todo recibo terrible piña” manifiesta, y explica que “cuando Guillermo ve esto, sale del bar”. Y, agrega: “en ese ínterin me tumban al suelo, me pegan con los pies; Guillermo intenta interceder para que todo se calme, muy por el contrario, lo agreden, hasta le metieron un sillazo, le rompieron la cara arriba de la cien, lo tuve que cocer en el hospital”.


Foto: Guillermo Parisi


Así y todo, y más allá del dolor físico, lo que más le molestó fue ver a un ex concejal, según comentara de nombre Torito Benedetti, que nada hizo para evitar las agresiones. Así se lo facturó el médico al ex edil.

Bresciani, como corresponde en estos casos, radicará la correspondiente denuncia penal ante la fiscalía de Olivos.


Infinidades de muestra de solidaridad y repudio provenientes de los más diversos y disímiles sectores de la comunidad local se solidarizaron con las víctimas de las agresiones. Los hechos se dan mientras mañana, agrupaciones sociales y políticas, marcharan a la Defensoría del Pueblo para repudiar reiterados actos de vandalismo y agresiones que viene padeciendo locales partidarios, ampliar nota en siguiente link: Marcha a la Defensoría de Vicente López contra la vandalización, manos del odio y el gorilismo