Arman la mesa "Vidal 2023”

La disputa en Juntos por el Cambio cobra nuevos ribetes. Rol de los intendentes

Por. Tano Armaleo.-“Horacio (Lerreta) es mi candidato a presidente, no sé si para Cristian (Ritondo) es Horacio o María Eugenia”, tiró sobre la mesa Diego Santilli vicejefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires mientras compartía un almuerzo, días pasado, con quien fuera Ministro de Seguridad de Vidal. Con cara de póquer, Cristian Ritondo sólo atino a sonreír. Cualquier palabra por parte de uno de los armadores políticos de la ex gobernadora, hubiera significado anticipar juegos ocultos por parte del vidalismo. Por las dudas, Santilli agregó: “Tiene que ir el que mejor esté, con todos adentro”.

Detrás de las expresiones recabadas por el diario Perfil y corroboradas por Lo Nuestro, subyace un claro juego de poder en que la figura de Vidal, Larreta y los intendentes de Juntos por el Cambio, comienzan a desnudar que no todos los patitos están en caja.

A lo que uno podría imaginar que Vidal corre y transita la política bajo el paraguas y en plena sintonía con su mentor, Horacio Rodríguez Larreta, los pasos que ha comenzado a dar no se compadece con esta simple lectura. Y no es que las visitas de Diego Santilli, a la provincia de Buenos Aires, inquietas solamente a los intendentes. Una molestia que llevo a varios intendentes del PRO, con Jorge Macri y Néstor Grindetti a la cabeza, a conforman el Grupo Dorrego. Lo que preocupa y están viendo con cierto recelos en el riñón del larretismo es el tejido que está comenzado a dar Vidal. Y la proyección política que hay detrás.

El tema de fondo es que Vidal ha tomado la decisión de disputar poder en el 2023. Esto es la presidencia. No en vano la pregunta de Santilli a Ritondo. Detrás de la avanzada “Vidal 2023” están las manos de grandes multinacionales y medios de comunicación que le han bajado el pulgar a Mauricio Macri. No por casualidad, por estas horas, muestran al ex presidente con una muy baja ponderación electoral, por debajo del 30%. Paralelamente, estas mismas encuestadoras y medios de comunicación suben a Vidal al podio. ¡Juego de fulleros!

“Nosotros tenemos autocrítica, no somos dogmáticos, sabemos pedir perdón y cuando nos equivocamos buscamos corregirlo. Estoy orgullosa del trabajo que hicimos desde Juntos por el Cambio cuando fuimos gobierno y mucho más del trabajo que estamos haciendo ahora defendiendo a nuestra provincia y nuestro país", dijo María Vidal a modo de marcar la cancha y tomar distancia una vez más del macrismo duro, durante un zoom con dirigentes, intendentes y diputados. Y aclaro que “todo aquel que se sume tiene que compartir nuestros valores e ideas”.

Entre los que se encuentras abocados en sostener la candidatura de Vidal, además de Ritondo se ubican, Federico Salvai, su esposa Carolina Stanley y el disputado provincial Alex Campbell involucrado, cabe recordar, en la cusa de escuchas ilegales. Queda claro que no es un despliegue para sostener simplemente una candidatura a diputada nacional. O ser furgón de cola de aspiraciones ajenas. Por lo pronto, en la intimidad del vidalismo, nada desmientas sobre “Vidal 2023”.

Dentro de esta compleja puja de intereses y pasiones personales, donde sobra rosca y faltan proyectos e ideas, los intendentes quieren tallar, ser escuchados. A los “barones amarillos”, muchos de ellos nucleados en el Grupo Dorrego, no los inquieta la recorrida de Diego Santilli por tierras bonaerenses. Ellos ponen todas sus energías y fichas en dos objetivos claramente definidos. Por un lado, intentar forzar la ley que impide más de dos mandatos electorales consecutivos. Pretenden que entre en vigencia, recién en el 2023. Y por otro, que las listas de legisladores la termine de cerrar ellos. Más aún si no pueden ser reelectos. Por el resto de la pelea, muchos evalúan que la figura de Vidal es la que más cotiza en las acciones electorales. Aun siendo conscientes de que en el 2019 perdió por 20 puntos frente al peronista Kicillof, “Vidal es la mejor candidata que tenemos, por lejos, olvídate”, argumentó un intendente del Grupo Dorrego. Postura que se compadece con lo que consideran no pocos radicales

300x250.gif
350x320 junio.gif