De los 30.0000 desaparecidos al COVID 19

La esperanza se refleja en nuestra historia

Por: Tano Armaleo.-Nada nuevo y original diremos que éste 24 de marzo –Día Nacional de la Memoria- nos encuentra en medio de una pandemia que promete sacudir todas las estructuras políticas y económicas del mundo. Todo indica que habrá un antes y un después. Habrá mucho dolor, angustia, desazón, pérdidas y un horizonte a construir si de verdad se quiere comenzar a modificar las actuales reglas que vienen imponiendo “los mercados” y las mesas de dinero tan cara para algunos gobiernos del planeta. Un planeta donde la mayoría de la población ha visto, de manera exponencial, perder calidad de vida y de derechos en nombre de modelos políticos que profesaban y alienta que la individualidad, la meritocracia y el mercado todo lo ordena.

Mientras tanto, la riqueza queda en manos de un mínimo porcentaje (no más del 20 % de la población) , la naturaleza es diezmada y arruinada en nombre de un progreso que reiteramos, pocos logran disfrutar.

Para éste 2020, sí, el año del CORONAVIRUS, la OMS estima que morirán 5.000.000 millones de niños en el mundo. !, 5 millones, leyó bien!.. El COVID, promete llevarse mucho menos; por debajo del millón, es lo que se estima. En el peor de los escenarios, en decenas de miles. Una desgracias, obvio.

Si ayer, los 30.000 detenidos desaparecidos por la dictadura cívico-militar , instaurada un 24 de marzo de 1976 de la mano de Videla, Martínez de Hoz y la Sociedad Rural y la UIA, tomaron el poder para instaurar un modelo de exclusión y entrega de soberanía -por eso el golpe de Estado, contra el gobierno democrático de Isabel Perón-, era la manera de silenciar y acallar expresiones de luchas y militancia por construir un mundo más justo y equitativo, hoy , la pandemia, de algún modo, nos remite a esas convicciones. Detrás de esos y esas 30.000 almas subyacen ricas y apasionadas historias que hoy vemos sintetizadas en esos pañuelos blancos que hoy estará colgados en millones de casa a modo de recordar, pero sobre todo, en decir que siempre hay lugar para la esperanza. Que, aún en medio de tragedia por que el país atraviesa , potenciada por el modelo Cambiemos, la esperanza está a la vuelta de la esquina.

Esas 30.000 desapariciones que tienen nombre y apellidos, son el rostro de una Argentina que pretendía no ser sometida al escarnio de una derecha ideológica que por estas horas se define como neoliberalismo.

En medio del CVID 19, el mundo debate comenzar modificar seriamente las actuales reglas de juego; hace un mundo más justo y sustentable también desde lo ambiental. Esos 30.000 detenidos desaparecidos lo intentaron como muchos tantísimos más que, desde el 55, lucharon por consolidar una comunidad organizada donde todos sean incluidos.

Por eso , se torna imperioso no perder de vista el camino de Memoria , Verdad y Justicia a la hora de encarar luchas y proyectos colectivos que definitivamente logren construir una Patria Justa , Libre y Soberana.

300x250.gif
350x320 junio.gif