top of page

Un intelectual que levantó la Copa con Maradona 


José Luis Lanao, integrante de la Selección argentina juvenil campeona del mundo de 1979 en Japón, pero -sobre todo- pensador, analista y agudo periodista

 


Por: Fernando Gañete Blasco.- Es la historia de un campeón del mundo de fútbol al que el destino le jugó una mala pasada y tuvo que dejar la práctica deportiva de manera prematura y tras buscar alternativas laborales encontró su vocación en el periodismo. El periódico Lo Nuestro habló con José Luis Lanao, integrante de la Selección argentina juvenil campeona del mundo de 1979 en Japón, equipo dirigido técnicamente por César Luis Menotti y que tuvo como referentes a Diego Maradona y Ramón Díaz. Lanao inició su carrera en Vélez, pasó por Unión, Huracán; migró a España y su carrera fue interrumpida jugando para el Logroñés cuando a los 26 años un virus le paralizó las piernas. Si bien se recuperó, tuvo que dejar hasta los picaditos con sus amigos. Hoy vive en la ciudad española de Logroño y se destaca en el diario Página 12 con artículos que despiertan en los lectores el ejercicio de pensar y reflexionar, lo que hoy en el periodismo no es poca cosa. Algo que no es muy habitual en los futbolistas, se compromete con la realidad social. No sólo acerca de lo que pasa en el mundo sino en la Argentina a la que viene habitualmente. La charla inició en el fútbol y fue derivando hacia lo político y social.

 

¿Qué fue lo mejor que te dejó el fútbol?

-        Además del cariño de mucha gente que conocí, lo mejor fue el jugar. Porque profesionalmente al ser un trabajo, muchas veces la presión te condiciona. Lo lírico se pierde con la responsabilidad. La relevancia de los grandes cracks como Diego o Messi es superar ese temor y animarse a llevar a cabo esa lírica en la cancha. En mi caso por la lesión, además de lo laboral, lo que más sufrí es el no poder jugar con los amigos.

 

Por lo que decís, ¿esa presión atenta contra la belleza del juego y, por ende, del espectáculo?

-        No tengas dudas. Hoy habría que trabajar más en el aspecto psicológico para que los jugadores, por sobre todo los más jóvenes, para que las presiones tanto del aspecto profesional, como el familiar y sus cuestiones personales no los limiten en el juego.

 

¿Hacia dónde va el fútbol?

-        Desde que en 1984 se privatizó el primer equipo de fútbol, el Tottenham de Inglaterra, se generó la sensación que todo se puede privatizar. Hoy los capitales chinos, norteamericanos, árabes (que ven que pronto se quedarán sin el negocio del petróleo) y los fondos de inversión del mundo se están volcando hacia el negocio del fútbol. Estos grandes capitales quieren hacer la Liga mundial de clubes y quedarse con todo el negocio. Hoy sólo los contiene un Infantino que es funcional a ellos. El futuro es muy desolador.

 


¿Y cómo ves al fútbol argentino dentro de ese panorama?

-        Veo que, si bien hay un espíritu no privatizador en los clubes, va a ser muy difícil resistir los embates. Tanto el DNU de este gobierno como en los discursos neoliberales hay una trampa que es la de “dar la posibilidad que el socio elija si quiere ser SAD”. Eso lo ponen para romper con los reglamentos de hoy así luego llegue un capitalista disfrazado de Mesías que aporte dinero en algún club con necesidades financieras y en baja deportiva que hará que los socios acepten ser privatizados. 

 

Hablando del neoliberalismo, ¿Cuál es tu opinión del avance de la derecha?

-        Estamos en una situación complicada, pero ahora en nuestro país se cruzó una línea roja. Si bien en Europa avanzan estas ultraderechas, la presencia del Estado es muy fuerte y es impensado privatizar las empresas nacionales de los países europeos. Por ejemplo, la presencia del Estado en la salud o la educación es esencial. En Dinamarca, Islandia y otros países europeos ni se cuestionan a la educación y la salud pública y a sus trabajadores. En Europa las ultraderechas avanzan más contra los migrantes u otros aspectos. Por eso la malversación de la información por parte de los medios de comunicación dominantes en Argentina es muy perversa y les hacen creer cosas que son al revés.

 

¿Qué nos pasó? 

-        Fueron muchos factores. Creo que, por un lado, desde lo político, la social democracia europea se fue corriendo hacia la derecha, no dándole respuestas a los ciudadanos. Por otro lado, el inmenso crecimiento de las empresas de tecnología y redes sociales -donde hoy el valor bursátil de muchas de ellas es más grande que el PBI de países europeos- se posicionaron tanto que hoy tienen un gran poder, no sólo económico, sino que además con el manejo de los algoritmos, desde los celulares manejan esos cerebros de bolsillos. Eso conlleva a la concentración de la riqueza que hace que hoy estemos ante la presencia de un capitalismo financiero, especulativo, pero, por sobre todo, un capitalismo feudal.

 

Junto al "Pelado" Díaz


A veces profundizar en lo que acontece en la sociedad actual puede generar gran preocupación acerca del rumbo hacia donde está yendo el mundo. A veces las utopías parecen quedar más lejos. Pero para los que no pierden los sueños, como José Luis Lanao, divisan la salida de estos laberintos con soluciones desde lo colectivo.

 

Lanao es de la gente que Eduardo Galeano amaba cuando decía: “Amo a la gente sentipensante, que no separa la razón del corazón. Que siente y piensa a la vez. Sin divorciar la cabeza del cuerpo, ni la emoción de la razón”.

 

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page