Si Lula gana en Brasil, surge el entusiasmo por Cristina candidata

El anuncio del jefe de gabinete de Kicillof,Carlos Bianco asegurando que su candidata es Cristina iluminó en escenario


Por: Tano Armaleo.- Cuando días atrás, Carlos “Carli” Bianco jefe de gabinete del gobierno de la provincia de Buenos Aires, una suerte del alter ego de Axel Kicillof, dijo que su candidata es Cristina Fernández de Kirchner, puso en alerta al resto de los socios de la coalición gobernante del Frente de Todos, y al arco político opositor. No porque considere que ella no tenga peso propio como para imponerse frente a Alberto Fernández o Sergio Massa, respectivamente, si fueran a una PASO. Sacar a la dama en el actual contexto nacional en que la virulencia opositora, en particular la proveniente de Juntos, alienta la grieta, tal vez podría resultar un adecuado marco a la hora de cotejar modelos. Por esos se arriesgan a semejante jugada.


Para muchos dirigentes y dirigentes –y funcionarios que no funcionan en La Plata-, Bianco dejó en claro, entre otras cuestiones, que Axel Kicillof es hombre que abreva en la liturgia de la importa que imparte CFK. Si bien el gobernador puede llevarse muy bien con el presidente, en su entorno entienden que la reelección deberá contar con el acompañamiento de una fuerza interna que no deje lugar a dudas de su poder.


Por otra parte, así coinciden algunos funcionarios consultados, detrás de las expresiones del jefe de gabinete subyace la posibilidad concreta en que verdaderamente sea Cristina la candidata.

“Si Lula gana en Brasil (octubre , Cristina juega, esta es un definición geopolítica”, confía por lo bajo un ministro de Kicillof. Frente a dicho panorama, ¿Podría ser Massa su compañero de fórmula?, ¿O a la inversa?.


Una lógica que tendría razón de ser ya que, con Brasil, Chile, Bolivia, Venezuela, México, y posiblemente Colombia, y CKF candidata, se podrían reeditar improntas cercanas.

Si bien nadie tiene asegurado el triunfo electoral, quien más cerca esta del podio, es el Frente de Todos. A las especulaciones y datos electorales de que “con Cristina no alcanza”, se le responde con si hay que elegir entre la derecha, o lo peor, por una derecha reaccionaria y antisistema, es donde el FdT estaría cosechando el guiño de sectores de progresistas, por caso de votantes de izquierda, del radicalismo, y de desencantados con Juntos.