Provincia sugiere restricciones, CABA esquiva: 19.437 contagios y 179 muertes, colapso en puerta

Más del 80% del sistema de salud privado esta sin camas disponibles, mientras que el público orilla el 70% de ocupación de camas en terapia intensiva. Profesionales de diversas áreas recomiendan mayores restricciones y limitaciones de actividades.

Tras la reunión de ayer, entre el jefe de gabinete Santiago Cafiero con Ministros, epidemiólogos, sociólogos, economistas y psiquiatras, más de un funcionario se fue con el convencimiento de que "la situación es mucho más delicada y grave" de lo que evaluaban. La realidad que surge del últimos registro del Ministerio de Salud que da cuenta que en las últimas 24 horas se registraron 19.437 nuevos casos y 179 muertes en todo el país, y que el sistema de salud en regiones como las de AMBA están al límite, y colapsadas en el sector privados. Lo que no deja más lugar que tomar medidas restrictivas mientras avanza el plan de vacunación. Así lo detallaron todos los profesionales. Conjugara salud, trabajo y contención social, es el combo sobre el cual CABA y Provincia no encuentran, aun, un punto de razonabilidad.


La provincia de Buenos Aires tiene en claro que de no restringirse las actividades recreativas y circulación social, “15 días por lo menos” señaló el jefe de gabinete provincial Carlo Bianco, las muertes y contagios no bajaran por arte de magia. Sin embargo el gobierno de Larreta, apuesta a que, a medida que pasen los días y “la gente tome mayor conciencia de la ola que estamos atravesando”, los contagios y muertes irá disminuyendo. Con sólo ver lo que sí hicieron varios países del mundo, vecinos incluidos, no es complejo imaginar que de no limitarse la circulación y actividades recreativas y poner límites más estrictos al uso de transporte público, difícilmente la situación se revierta.Seguramente no será necesario poner el Toque de Queda como sí lo hicieron muchos países.


Kicillof tiene en firmado el decreto que dispone, llegado el caso, suspender la presencialidad en las aula. No porque estas sean un foco central de contagio. El problema, además que los chicos traen y llevan el virus, y se contagian, es que detrás de la presencialidad se mueven diariamente millones de personas, alumnos, personal docente, padres. El otro factor movilizador detrás de las escuelas, es el uso del transporte público. No muy distinto sucede con el comercio destinado a la recreación, y los clubes barriales. Espacios que la provincia tiene en la mira a la hora de poner limitaciones.


Para implementar estas medidas, se torna imprescindible instrumentar ayudas a quienes se quedan sin ingresos o actividades comerciales. Así como el ATP y el IFE cubrió gran parte de la pandemia en el 2020, algo similar se reclama para estas circunstancias. El gobierno de Alberto Fernández asegura que “no descarta nada”, tanto en materia sanitaria, encender el semáforo rojo, como garantizar algún tipo de ayuda económica. Empero, los sectores del trabajo y la producción reclaman precisiones y certezas.


Paralelamente, desde la oposición, en particular Juntos por el Cambio, insisten con un relato falso y maniado de que todo es “un desastre”, que la gente enfrenta una “crisis generada por el gobierno” y no ofrecen ningún idea, mucho menos aportes superadores. “No lo tuvieron cuando fueron gobierno; nos arruinaron, dejaron un país desbastado y endeudado, sin ministerio de salud, sin camas y hospitales, y ahora vos pensar que pueden aportar algo, solo piedras y palos para poner en la rueda”, comentaba un ministro tras la reunión de ayer , en casa de gobierno, con Santiago Cafiero.