top of page

Massa y Kicillof a mil, el resto de la dirigencia en boxes

Ambos dirigentes se muestran infatigables, con numerosas iniciativas y propuestas mientras dirigentes y funcionarios parecen derrotados por la autoestima y el relato opositor.

Sergio y Axel tras habilitar, sábado 2, un nuevo paso bajo nivel San Vicente, acompañan De Pedro y Giuliano


A esta altura del partido es más que evidente que Sergio Massa, que camina de un lado a otro del país en plena campaña e intercala viajes al exterior por cuestiones institucionales, y Axel Kicillof haciendo lo propio distrito por distrito, llevan -ambos- una velocidad crucero de 1000 kilómetros por hora. Velocidad que es alimentada, por lo visto, con un combustible que no falla : pasión y mística militante dicen "los muchachos peronistas". Todo con el objeto de hacer "estallar las urnas" en octubre, explican desde el entorno del candiato a presidene. Semejante despliegue militante deja al resto de la dirigencia de Unión por la Patria prácticamente en boxes. Inactivos por lo que se observa.


Mientras ambos dirigentes se cargan la campaña al hombro y lo mismo hace Agustín Rossi, la militancia se muestra un tanto desorientada y aguardando la señal de aura para caminar lo que históricamente supo hacer el peronismo, el campo nacional y popular: ganar la calle militando casa por casa.


Si bien los intendentes, en lo que respecta a la Zona Norte, por estas horas siguen militando la lista completa, cada uno con sus velocidades, en el resto de los distritos donde no son gobierno, San Isidro y Vicente López, la militancia aguarda la reacción de la dirigencia. Y lo propio esperan de aquellos que integran la lista de concejales. A la luz de los acontacimientos, es evidente que no se muestran a la altura de conducir un proceso electoral que podría marcar un histo histórico en materia democrática. Aguardan, como decía un candidato a intendente ante Lo Nuestro, “ordenes de arriba para orientar la campaña”. En tanto, un veterano dirigente de San Isidro, con varias elecciones ganadas y otras tantas perdidas, confiaba que “no se milita las últimas semanas, hay que estar los 365 días del año, más si sos dirigente tenés que dar el ejemplo, hay que tomar le bastón de mariscal y trabaajar para la victoria”.


En esto de que hay dirigentes políticos que anda a 100 kilómeros -mientras Massa y Kicillof circulan a 1000- pero sus lenguas funcionan a 10 mil por hora, la dirigencia sindical tiene unos cuantos pilotos rápidos para el chamuyo pero lentos a la hora de salir de boxes.

Ni hablar de funcionarios, ministros (a excepción de Katopodis) y ex. Algunos parecen comentaristas de la realidad, no se les cae una idea. Muchos de ellos, como si nunca hubieran sido parte del gobierno, opinan qué habría que hacer para mejorar la realidad. A ninguno se les ocurre ganar la calle, poner el hombro o tirar alguna propuesta superadora. Parecen disfrutar del confort.

En Unión por la Patria parece reinar una dirigencia que no suele convocar a quienes podrían aportar algo. Son dirigentes que perdieron la pasión y mística militante, aquella que aún persiste en cientos de miles de militantes de Unión por la Patria. Esto se nota claramente cuando uno transita las Unidades Básicas donde las dos velocidades son notorias: la de la dirigencia y la de la militancia, la de las bases.


Frente a este panorama, que no es ciertamente desalentador para UP -salvo para ciertos dirigentes y funcionarios derrotados por la autoestima y el relato opositor más que las urnas-, haber logrado cerca del 30% de los votos determina que Unión por la Patria esté más cerca de un triunfo que de la derrota. Obvio, esto hay que construirlo.Y, sobre todo, acompañado muy de cerca y con presencia activa a Massa y Kicillof. Es lo que esttá reclamando ambos candidatos.

250x300.gif
CREAR_Banners_Nacionales_08_300x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page