Larreta metió una nueva astilla en la interna de Juntos y Mauricio Macri anticipa su candidatura

Presentó la precandidatura de su ministro Quiróz como jefe de la CABA ninguneando a Jorge Macri


Mientras al “pollo” de Patricia Bulrrich, Gerardo Milman, día a día se le van encontrando más actos de corrupción, y la ex Montonera cree que éstas cuestiones son filtradas por el gobierno de la CABA, Horacio Larreta acaba de meter una nueva astilla en la ya virulenta y agresiva interna por la que atraviesa Juntos por el Cambio. Presentó al ministro de salud de su gobierno, Fernán Quiróz, como precandidato a jefe de la Ciudad. Una jugada, la de Horacio Larreta, que no hace más que ampliar la diferencia que mantiene con Bullrich y Mauricio Macri quienes acompañan la precandidatura de Jorge Macri con el objeto de no ceder la caja de cristal que significa para el PRO el gobierno de la Ciudad.

Horacio Larreta, al igual que Bullrich, es consiente que el 2023 es, tal vez, la única y gran oportunidad para ser candidato a presidente. Para esto, requiere del armado de una alquimia electoral que le apile el horizonte electoral a nivel país. De ahí el intento de consolidar una alianza con la UCR nacional. A cambio de su posicionamiento, Larreta entregaría CABA al senador radical Martín Louestau. Lo de Quiróz es simplemente una mojada de oreja para los Macri y Bullrich y una ratificación de que “el pelado” está dispuesto a ir por todo el paquete. “En esta no reculamos, vamos a fondo con la candidatura de Horacio; se necesitan de alianzas más amplias”, explican en la cercanía del jefe de gobierno de CABA.


En el medio de estas agresivas pulseadas, Mauricio Macri no oculta su intención de ir por un nuevo mandato. “Mauricio está dejando jugar a todo el mundo y cuando la cosa esta a punto de pudrirse él sale como el gran salvador”, comentaba un estrechísimo colaborador de su gobierno. Esto se lo escucharon decir a altas hora de la madrugada mientras se festejaba la boda de Jorge Macri y María Belén Ludueña, y, los espumantes hacían estragos sobre las neuronas.


En la intimidad del poder del PRO capitalino, saben que Quiróz no es un candidato que garantice un triunfo electoral como sí todo indica lo sería Jorge Macri; o el propio senador radical. Aún así, Larreta estaría dispuesto en ceder territorialidad. Amaga con el Ministro de salud, pero su jugada es llevar a Louestau como carta ganadora. En tanto y en cuanto esto le garantice cerrar con la UCR a nivel nacional


Larreta, dicen sus íntimos, no les teme a los carpetazos del ex presidente. Es consiente que de persistir con su postura de entregar CABA a la UCR, podría encontrarse con algunos titulares de medios afines que recreen actos de corrupción administrativas en su gobierno. Si no los encuentran, los inventan. No por casualidad el gobierno de CABA, ronda los $12 millones por día. Una inversión que intenta blindarse de cualquier estocada enemiga.


En medo de ése bolonqui, la líder de la Coalición Cívica (CC)-ARI, Elisa Carrió, hizo su aporte a la cruda interna de Juntos por el Cambio y salió a respaldar la postulación de Fernán Quirós como jefe de Gobierno porteño y lo calificó como una "buena persona, íntegra, transparente, republicano y humanista".


“Es una luz que se abre para un pueblo que hoy tiene mucho dolor y angustia”, escribió la dirigente Twitter tras el anuncio formal de la precandidatura del funcionario de la ciudad respaldada por el propio jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta en su virtual alianza con el radical Martín Lousteau. Sabido es el encono que tiene Carrió sobre Jorge Macri. Y, en menor medida, contra Mauricio, sólo que no se anima a decirlo públicamente. Teme a las presiones escritas y a imágenes rescatadas del arcón de los recuerdos. Algo de esto le sucedió a Vidal cuando le sacaron a relucir el andamiaje montado para instrumentar espionaje ilegal durante su gobierno.