top of page

Juntos por el Cambio: la lucha por cargos, opaca la dignidad y borra la rica historia

Así surge del trabajo de su principales dirigentes. Sin embargo, existen los que resisten: Facundo Manes, Gustavo Posse, Federico Stonari, y Ricardo Alfonsín, entre otros.


Por: Tano Armaleo.-Arde la interna en Juntos por el Cambio. Nunca más ajustado a la realidad dicho título. Si la virulencia y agresión era parte del diario transitar dentro de la derechista alianza nacional, ahora, con el calendario electoral en marcha, las fricciones por logar alcanzar cargos de relevancia estimulan el fuego que alimenta la hoguera cambiemita. A la conocida y encendida, y violenta verba del PRO, ahora se suma la de la UCR. Las expresiones del diputado Martín Tetaz –pidió pista para ser gobernador de Buenos Aires-, proponiendo alguna alquimia electoral con el terraplanista de ultraderecha Javier Milei fue el disparador para que lo acataran a la yugular dirigentes con claros conceptos radicales, entes ellos Ricardo Alfonsín. En el medio, se sumó el lanzamiento del presidente de la UCR de la provincia, Maximiliano Abad como precandidato a gobernador.


El diputado nacional Tetaz sale a caminar la provincia comenzando por la costa con el relato #100kmXelFuturo, Estará acompañado por los legisladores Danya Tavela y Pablo Domenichini y bajo la bandera de Evolución radical, espacio que lidera Martín Lousteau y comanda el vidrioso Enrique “Coti” Nosiglia. En tanto, Maxi Abad cuenta con el aval de los gerontes de la UCR nacional: Gerardo Morales (presidente del Comité Nacional y mandatario jujeño), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes), y Daniel Salvador quienes estuvieron en el acto de Mar del Plata donde el presidente de la UCR deslizó abiertamente su precandidatura.


Así como la de precandidatura de Tetaz esta lanzada “para negociar”, como aseguran sus más íntimos colaboradores, la de Abad es “buscar un justo equilibrio”, confía. Por su parte, el sector que lidera Gustavo Posse, al igual aquellos que abrevan de la conducción de Facundo Manes no se resignan a volver a ser furgón de cola de la derecha que expresa el macrismo.

Una derecha, la del PRO, que en tierras provinciales tiene a Diego Santilli como precandidato a gobernador; cuenta con el apoyo, por ahora, incondicional de Horacio Larreta. Esto en tanto y en cuanto, el jefe de la ciudad sea el candidato presidencial de Juntos por el Cambio. En esta lucha por su candidatura, Larreta se encuentra dispuesto a entregar a Santilli por un radical, no así la jefatura de CABA. Esto fue lo acordado con el “Capo di tutti le capi”, Mauricio Macri, que tampoco reniega de subirse al podio. Sí, todo esto suena enfermizo; pero enfermiza es la interna de Juntos por el Cambio.

Además de Santilli, el macrismo tiene en la grilla de precandidatos por el PRO a Cristian Ritondo, Javier Iguacel, y Joaquín de la Torre.


Volviendo al ruedo del todo vale por un cargo.


En esto de que para la derecha política todo vale, fue que Martín Tetaz salió al ruedo- antes lo había propuesto la ex Montonera de barrio Norte, Patricia Bullrich-de sellar un acuerdo con el diputado nacional ultraderechista y antisistema democrático Javier Milei. “Si no lo hacemos, Kicillof puede ganar”, sostuvo Tetaz a la hora de justificar una alianza con Milei.

"Si perdemos la Provincia de Buenos Aires, nos debilitamos de cara a la elección nacional", analizó Tetaz, al tiempo que agregó: “Un candidato de Milei nos puede sacar entre 10 o 15 puntos. Y esos 10 o 15 puntos nos pueden hacer perder la provincia de Buenos Aires”.


@RICALFONSIN


Pero cuál es el límite? Qué quieren hacer con el partido? En qué lo quieren convertir? Qué dirían Lebenshon, Yrigoyen, Illia, Alfonsín? Por favor no los invoquen más! (Seguro dirán que escribo este tuit por los agravios de Milei a R.A. pero saben bien que no es así).


Si bien la postura del legislador no mereció ninguna definición por parte de las autoridades de la UCR, sea nacional y provincial, lo cierto es que no pocos dirigentes que aún conserva la ética republicana y las convicciones, salieron al cruce. Así como en su momento, dirigentes como Federico Storani, Juan Manuel Cassella, y el propio Gustavo Posse, dejaron en claro cuál era el límite frente a la derecha antisistema, el mismo que supo definir Raúl Alfonsín con respecto a Macri -su limite-, quien también fijo postura fue otra voz de peso. Se trata de Ricardo Alfonsín.


El dirigente, y actual embajador en España, fue taxativo ante la alquimia que pretende desplegar la dirigencia de la UCR, y, en este caso puntual, Martín Tetaz.

Ricardo Alfonsín, salió, vía redes sociales, a contener la arremetida del diputado nacional de Evolución Radical.


Todo este dasaguisado significa que Juntos por el Cambio está al borde de quebrarse, de romperse, no. Se doblará de mil maneras. Entregara lo que haya que entregar, dignidad incluida, pero a la hora de ir por los cargos y cuidar intereses sectoriales, cerrarán filas. Serán disciplinados.




250x250.gif
bottom of page