Jorge Macri suma manos PRO para entabicar la provincia

Se reunió, en Bahía Blanca, junto a otros de sus pares para analizar la compleja interna en Juntos por el Cambio e impedir que el macrismo duro y el larretismo los lleven por delante


Con la caldera de Juntos por el Cambio que parece estallar el mil pedazos, mucho más luego de que dirigentes como José Luis Espert, Ricardo López Murphy y Javier Milei, junto a otros conspicuos dirigentes de la ultra derecha nacional sellaran una suerte de acuerdo electoral, Diego Santilli diera comienzo “institucional” a sus desembarco en tierras provinciales, y por otra parte el radicalismo de Buenos Aires avanza con la interna el próximo 21 que promete dejar a tras años de “sumisión y entrega” como dice el candidato Gustavo Posse en referencia a la relación de la UCR con el macrismo, y el vidalismo (por la ex gobernadora), bajo este marco los intendentes del PRO resistes la fuerza centrípeta construyendo diques de contención.

Así lo ratificaron, una vez más, los jefes comunales amarillos luego de reunirse (ayer) en la ciudad de Bahía Blanca. Como principal fogonero de este espacio, se ubica el intendente Jorge Macri, quien promete presentarse como candidato a gobernadora en el 2021 dejando atrás una cuarte reelección como intendente. Para esto, ha sacado a la dama a jugar en el distrito: Soledad Martínez. Si bien la jugada por la gobernación es compleja, lo cierto es que los compañeros de ruta de Macri ven con buenos ojos la avanzada, en tanto y en cuanto esto les permite obtener peso y volumen político. No es ningún secreto que la unidad valen más que en la individualidad.


El lugar elegido fue el emblemático Hotel Land Plaza de la ciudad de Bahía Blanca, donde tras un almuerzo, tanto Héctor Gay (intendente de Bahía Blanca), Julio Garro (La Plata), Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Javier Martínez (Pergamino), Guillermo Montenegro (General Pueyrredón), Ezequiel Galli (Olavarría) y Pablo Petrecca (Junín), se vieron con la prensa y marcaron su preocupación por la falta de gestión para la llegada de las vacunas a todos los rincones de la Provincia.


No es ningún secreto que la intención de los intendentes PRO es tener pesos por partida doble. Así como le marcaron la cancha a la intentona de Mauricio Maci en imponer a Patricia Bullrich como la gran comandante (tal vez un viejo cargo de su paso como dirigente Montonera de Barrio Norte) logrando ampliar la mesa de conducción nacional, lo propios están realizando con Horacio Rodríguez Larreta que, en su afán por modelar una candidatura presidencial, puso a trabajar a su delfín Diego Santilli en tierras bonaerense.


“Con el pelado (Larreta) está todo bien, pero que entienda que en la provincia los intendentes tenemos voz y voto”, graficaba uno de los participantes del encuentro. La referencia tiene que ver con el armado de lista a legislativas, la posibilidad de que se caiga la Ley que impide las reelecciones de los intendentes, y el ser parte activa de la mesa de conducción política de Juntos por el Cambio.


Macri, sin perder de vista su marco opositor arremetió contra el gobierno en lo que respecta al plan nacional de vacunación. Al respecto dijo: “hay más campaña de vacunación que vacunas y eso ha generado una expectativa en la gente que es muy difícil de satisfacer; a todos los intendentes nos llegan quejas todos los días, preguntando ´por qué a mí no me vacunan, yo tengo 87 años´ y uno ya no sabe qué decirles” y subrayó: “esto solo genera angustia”.


Por otra parte, mantuvo una reunión con los senadores provinciales Nidia Moirano y Andrés De Leo y el diputado provincial Santiago Nardelli y los intendentes Mariano Uset (Coronel Rosales), José Luis Zara (Patagones) y Lisandro Matzkin (Coronel Pringles).