Grave censura contra el diario Lo Nuestro

Impulsada por el presidente del HCD de Tigre

Foto archivo: Cerandas (camisa) saludando al ex Canciller del gobierno de Cambiemos, el mismo que entregó soberanía marítima al Reino Unido


Por: Tano Armaleo.- “Tano, disculpá, me toca darte una mala noticia”, dice del otro lado de la línea del celular un estrecho colaborador del presidente del Concejo Deliberante de Tigre, Segundo Cernadas (Juntos), con voz titubeante como si cada palabra no saliera del convencimient y la vergüenza ajena lo embargara. “Sí, dale, escucho” arriesga quien esto escribe. “El presidente me dijo que te comunicara que te suspende la pauta publicitaria”, agrega el enviado del titular del cuerpo. Ante esto surge la lógica pregunta: “¿Por cuestiones presupuestarias, alcanza a todos los colegas?”. “No, no, es por el tono de tus notas, dice que lo maltratás, que le pegás mucho”, señala el lacayo de Cernadas.


¿Tenés en claro que esto es censura, lisa y llana, extorsión, te pongo pauta a cambio de callar o de que me trates bien sería la extraña lógica de Cernadas?, es terrible lo que me decís”. A lo que el mensajero del macrista señala: “coincido”.


Frente a tamaño atropello y censura surge preguntarle: ¿Esto es una decisión de todo el Concejo Deliberante, de todos los bloques o Cernadas se cortó solo?. La respuesta no tardó: “no, el resto de los bloques están al tanto”. “Entonces te pido que me envíes por escrito que me censuran, que me cortan la pauta, que dicho sea de paso vence en un mes, puede ser?, la contestación fue concreta: “sí, la pido”.


La respuesta llegó al día siguiente,11 de mayo, Día del Himno Nacional, a las 9.54, vía mail proveniente del HCD. El texto del mismo decía: “Nos dirigimos a ustedes a fin de informales que hemos decidido dejar sin efecto la pauta publicitaria institucional del Concejo Deliberante de Tigre.


Le solicitamos se abstenga de hacer uso de nuestro banner institucional.


Sin otro particular lo saludamos muy atentamente.


Equipo Comunicación


HCD Tigre”


El paso siguiente fue indagar en el Bloque del Frente de Todos. Dicho espacio, a través del concejal Fernando Mantelli, tiene la vicepresidencia. Fue el Daniel Herrera /vinculado a la vicepresidencia/ quien al momento de ser consultado se mostró sorprendido. “Tano, ni en pedo, nosotros nunca bancaríamos una decisión de semejante calibre, cómo vamos a permitir que un medio sea castigado o censurado por lo que dice, nos trate bien o mal, de hecho vos nos pegaste en más de una oportunidad; somos peronistas nos gusta debatir y nos bancamos las críticas, esto nos mejora”.


Si bien no es frecuente que los HCD destinen pautas publicitarias, cuando esto sucede, se suele definir en conjunto con el resto de los bloques. Sin embargo, y al decir de Herrera, la firma del presidente pesa y es quien toma la última decisión. En este caso, censurar y castigar, vía pauta publicitaria, a un medio de prensa que lleva 44 años de periodismo “diciendo lo que otros prefieren callar”


Tal vez a Cernadas le haya molestado que en notas recientes recordáramos que Juntos tiene en carácter de planta política -algunos de manera despectiva definen como “grasa militante”, “ñoquis”- a cerca de 200 empleados cobrando suculentos sueldos. Entre ellos, al ex concejal Matías Casareto quien cobró notoriedad luego de que su pareja lo denunciara, hace un par de años, por violencia de género. Por lo visto, Cernadas tiene y maneja la política con doble vara. Cuestiona los “ñoquis” ajenos que “tanto le cuestan a nuestros vecinos de Tigre”, dice el presidente del HCD y calla los propios. Lo Nuestro no calla cuando estas cuestiones intentan ser presentadas, como intentó Cernadas al momento de llevar al recinto una ordenanza para dar de baja a cientos de trabajadores y trabajadoras contratados por el municipio, entre ellos docentes y personal de salud, como causa de transparencia y ética política.


Tal vez, también le haya molestado enterarse que Lo Nuestro estaba indagando sobre supuestos sobreprecios pagados por el HCD. Durante la pandemia Segundo Cernadas contrató a una empresa para que realizara las transmisiones por internet. Para esto, el HCD habría desembolsado la friolera de 160 mil pesos por transmisión. Extrañamente, cuando asume la titularidad Fernando Mantelli, por el mismo servicio la empresa cobraba 80 mil pesos.


A la luz de los acontecimientos, queda claro que Segundo Cernadas utiliza los recursos del Estado para condicionar a la prensa, someterla en lo posible. Por eso no resulta casual el llamado anunciando que levantan la pauta a poco de su finalización. No, prefirieron hacerlo al solo efecto de que esto quede expuesto ante el resto de los medios: castigar, censurar a un medio para atemorizar y, en lo posible, disciplinar al conjunto.


En estos 44 años de libre ejercicio de la profesión, en que la honestidad profesional e intelectual prevalece, al punto tal que nos permite pararnos en la vereda de la vida que elegimos para hacer periodismo, nunca toleramos ni toleraremos condicionamiento alguno. Por eso nos solidarizamos cuando un colega - con años en los medios- es castigado y censurado, tal cual sucediera recientemente el Municipio de Malvinas Argentinas.

No es ningún secreto que Lo Nuestro ha sido muy crítico de muchos actos de la gestión de Jorge Macri y del modelo que él representa. Sin embargo, el respeto, el diálogo y la tolerancia han sino la constante; nunca nos sentimos corridos, presionados o condicionados por la pauta publicitaria. ¡Tampoco lo aceptaríamos!.


Evidentemente, Segundo Cernadas, y decimos Segundo Cernadas y no todo el HCD de Tigre porque nos consta que ésta fue una decisión del dirigente macrista, es la expresión residual de una política que parecía estar en el ocaso. No es la pauta, el dinero lo que esta en juego, es defender la dignidad.


Aún hoy se recuerda la sentencia de la Corte Suprema, con Raúl Zaffaroni como integrante, fallando a favor del diario Perfil que era objeto de la censura publicitaria practicada durante el gobierno de Kirchner. Fue Zaffaroni quien con su majestuosidad académica aseguraba algo así como que la pauta publicitaria no puede ser un instrumento arbitrario de un gobernante para condicionar a medios de comunicación, porque esto podría dañar o perjudicar la calidad institucional y democrática de un país: “existe un derecho contra la asignación arbitraria o la violación indirecta de la libertad de prensa por medios económicos”. Censurar e impedir el libre acceso a la información son dos elementos que juegan contra el libre ejercicio del periodismo


A pesar de la plomada que nos quiere colgar el presidente del HCD, Lo Nuestro seguirá transitando el camino del respeto, de escuchar todas las opiniones. Nunca constituirnos en fiscales. Lo Nuestro, siempre dejará la puerta entornada para que quien quiera expresarse. Cerndas, como siempre lo hicimos, también seguirá teniendo su lugar.

300x250.gif
350x320 junio.gif