El radical Morales acusó a Macri y Larreta de corruptos, no se descarta intervención judicial

El radical, echado combustible, invitó a Carrió a que hable del “correo de Macri y de los negocios del Paseo del bajo”. No se descarta que intervenga un fiscal

Una nueva escalda alcanzó la feroz y virulenta interna por la que atraviesa Juntos por el Cambio luego de que el gobernador y presidente de la UCR nacional, Gerardo Morales, acusara, prácticamente, a Mauricio Macriu y Larreta de corruptos. Lo propio hizo con Elisa Carrió, días atrás. La misma -Carrió- que cada tanto enciende el ventilador cuando intuye que queda fuera de toda alquimia electoral.


"Querés romper Juntos por el Cambio, sos la Cristina Kirchner de JxC", sentenció Gerardo Morales en referencia a los dichos que horas atrás había expresado la líder de la Coalición Cívica


“Hola Lilita. Vos no sos más decente que yo. Vivo en la casa de mi mujer. Te invito que los dos demostremos lo que tenemos y cómo lo hicimos", le escribió luego el jujeño. La acusó de tener una “mirada bastante unilateral sobre la honestidad” y chicaneó hacia adentro de su espacio: “¿Por qué no hablás del Paseo del Bajo y de los negocios de la Ciudad? ¿Por qué no hablás del tema del Correo de Macri? ¿O de cómo manejaron durante nuestra gestión el crédito tomado al FMI y cómo se fugaron las divisas y quiánes se hicieron ricos?".


De este modo quedó en evidencia, una vez más, aquello de que JxC atraviesa una feroz y virulenta interna que ya nadie oculta. Pera mitigar los dardos acusatorios sobre negocios espurios y corruptos cargando sobre Larreta, Ritondo –hombre de estrechísima confianza de Vidal-, Frigerio y Monzó entre otros, siempre según la particular mirada de Carrió, los y las máximas figuras del PRO se autoconvocaron de urgencia. El viernes almorzaron en Costanera Norte. La intención no era otra que bajarle el tono a las palabras de una “socia molesta” como la defienden en JxC, y evitar contestarle.


Sin embargo, hábil para los mandados, y metiéndose de lleno en la interna el PRO, Morales no calló nada. Redobló la apuesta y se sumó al coro de Carrió “invitándola” a que hablé de toda la corrupción de Macri y Larreta. Cierto es que Carrió, como legisladora que supo ser, y dirigente de talla, tenía la obligación legal en denunciar estos echos vinculados a la corrupción

En el medio de estos cruces, en que la corrupción es denunciada por actores de cartel, no se descarta la intervención de algún fiscal que requiera mayores precisiones. “Lo mejor que nos puede pasar es que un fiscal amigo intervenga”, comentaba uno de los comensales del almuerzo en Costanera Norte.