top of page

El ex concejal Javier Varani seducido por la ultraderecha

En el caso de Karina Milei, vecina de Olivos, no quiera salir a la cancha, al ex edil no le disguta la idea de volver al ruedo político


A medida que el calendario electoral va consumiendo días y la dirigencia opositora, especialmente la proveniente de la ultraderecha antisistema, y anárquica, monta su discurso en agresiones y virulencia verbal prometiendo, desde el modelo neoliberal, dinamitar todo, quemar el Banco Central, despedir a un millón de trabajadores, bajar jubilaciones, devaluar para beneficiar a empresarios, apertura indiscriminada de importaciones, terminar con la obra pública, cerrar hospitales, reducir considerablemente el presupuesto en educación y dejar todo librado al mercado, en cada provincia, en cada municipio la danza de candidatos transita por los escenarios. Como era de esperar, Vicente López es parte de esa vidriera por donde la derecha suele lucirse en términos electorales.


Vicente López se caracteriza por cobijar una población que es analizada e identificada como conservadora, y con ideología de derecha y de extrema derecha, esa que expresa el diputado nacional Javier Milei (Libertad Avanza), más cercano al pensamiento anarquista que a un espíritu republicano, de respeto y tolerancia.


Bajo este panorama, y en un distrito en que Juntos por el Cambio tiene el control municipal desde el 2011 -la intendencia está en manos de Soledad Martínez (PRO)-, los seguidores de Libertad Avanza tienen cifradas expectativas de realizar unas elecciones superlativas, “estamos para ganar”, dicen en el espacio de la ultraderecha. Claro que el paso previo es ordenar la convulsionada interna que tiene a varios candidatos dando vuelta en busca del poder municipal.

Mientras algunos y algunas militantes de LA aguardan que Karina Milei, hermana del diputado, decida si será candidata a intendenta, por otro carril surgen nombres para ese cargo tan apetecido. Entre ellos se ubica el militante Matías Cerdá quien se apoya en la diputada Victoria Villarruel como factor de presión a la hora de ser candidato. Cerdá, vale recordar, transitó el peronismo local con el objetivo de ser candidato, a concejal o intendente, y tras ese fallido intento buscó el calor del poder en otros rincones políticos.


Quien también busca el calor de la ultraderecha es Marco Maldonado que, junto a Daniel Oliva quien supo caminar las Unidades Básica hasta no hace mucho tiempo, intenta tallar en la interna de este sector alentando la figura de Milei a nivel nacional y al abogado Fernando Burlando como candidato a gobernador.


En medio de este panorama y con una Karina Milei que no termina por definir si deja el taco alto y la turbulencia que implica acompañar al “desquiciado” -así lo definió el presidente de la UCR nacional, Gerardo Morales, a Javier MIlei- para calzarse las zapatillas y caminar el distrito como candidata, es donde las especulaciones instalan a la figura de quien fuera un laborioso y respetado concejal (95/99), Javier Varani, en el escenario electoral.


Al respecto, consultado Varani, vecino de Carapachay, actualmente gerente de relaciones institucionales del Banco Hipotecario, dijo que “la mejor candidata para ustedes en Vicente López es Karina Milei”. Sin embargo, no dejó de recordar aquello que decía Chesterton -escritor, filósofo y periodista británico católico de inicios del siglo XX-: “puedo resistirlo todo… excepto la tentación”. El poder político es una verdadera tentación.


Javier Varani se identifica como vecinalista y, como tal, supo abrirse paso aportando escritos y pensamientos desde su particular mirada. Para algunos observadores, el vecinalismo resulta ser una suerte de comodín político que libera al dirigente vecinal de tomar definiciones políticas del orden nacional. Lo exime de expedirse y comprometerse con temas que trasciendan las fronteras del municipio.


Si bien no pocos partidos vecinalistas terminaron entregados a las mieles del poder nacional o provincial en distintos períodos, lo cierto es que aquel movimiento vecinal nacido en gran medida de la mano del proceso militar con el objeto de desmantelar las estructuras partidarias, y que supo tener un poco de luz al inicio de la recuperación democrática, en la actualidad está diluido. En la zona norte, una muestra clara la constituye el partido vecinal Acción Comunal. Creado bajo la tutela de quien fuera intendente del proceso militar y luego en períodos democráticos, estamos hablando de Ricardo Ubieto (Tigre), su partido vecinal Acción Comunal pasó, prácticamente, a engrosar las filas de Juntos por el Cambio.


Si bien Varani hace más de una década que no incursiona en la política local, su pensamiento sigue anclado al principio de que “el dueño de la ciudad es el vecino, no es el intendente, el concejal ni el juez de faltas”. ¿Estará también anclado a una “inevitable tentación”, aún con sectores que distan de un criterio republicano serio y responsable?.

Komentarai


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page