El domingo se vota por la vida o los mercados

Una campaña marcada por la falta de debates, ideas y proyectos superadores, sólo agresiones e intolerancia


Por: Tano Armaleo.- Lo que podrían haber sido unas elecciones cargadas de debate político, discusión de ideas y proyectos, de modelos, la oposición, en particular la derecha, en su afán de hostigar y desestabilizar al oficialismo, volvió al ruedo con un discurso cargado de virulencia, agresiones y actitudes discriminatorias. Sin pudor el ex Secretario de Educación de Macri, el docente Alejando Finochiaro dijo: “nosotros somos personas de bien, del otro lado están los delincuentes, los Zafaroni, los Bonafini, el kirchnerismo”. Tampoco faltó José Luis Espert con su lenguaje discriminatorio tildando a la oposición como “los simios drogados kirchneristas”. La lista la podrían completarse con personajes como Milei, Patricia Bullrich, o bien María Eugenia Vidal y Fernando Iglesias.


Ahondar es estas cuestiones resulta, por lo menos para quien esto escribe, tedioso y poco fructífero. En un mundo en que la intolerancia y la falta de debates y luchas acaloradas por las ideas escasean, y el periodismo corporativo contribuye en estimular la grieta al solo efectos de alentar la virulencia social, se torna imperioso continuar apostando a un mundo que apueste a la cultura de la tolerancia y el respeto en la diversidad.


El domingo la población podrá elegir si prefiere seguir apostando a la vida, al respeto por el que piensa distinto, en continuar recreado la cultura de la solidaridad en que el Estado contiene al más débil, o votar por un modelo individualista que no duda es socavar derechos y entregar todo a las mieles del mercado.


No es ninguna novedad que las elecciones volverán a poner en disputa dos modelos claramente distintos, al punto de ser antagónicos. Si se hiciera un mínimo análisis histórico, estaríamos en luchas similares que nos remitirían a las de patriotas y realistas o a las de unitarios y federales. Hoy, esto dos modelos, el de la derecha (Juntos por el Cambio y Avanza Libertada) y el que expresa el Justicialismo (Frente de Todos), se plasma entre los que creen que la salvación es individual, que todo vale a la hora de conseguir logros personales, y los que consideran que nadie crece y se realiza en soledad, este espacio abona la cultura de la solidaridad.


Mientras la derecha impulsa la cultura del libre mercado, la apertura indiscriminada de importaciones, limitar al país a ser meros productores de materias primas (soja, por caso), a tener pocas industrias, a empleos precarizados, poder despedir personal sin pagar indemnizaciones, al desfinanciamiento de la educación y la investigación científica, tal cual lo han demostrado, y prometen volverlo a ejecutar si regresan al gobierno, el otro lado de la moneda, la del peronismo, va por otro recorrido. Procura, este último espacio político, un país inclusivo, tolerante y con respeto en la diversidad, limitando las importaciones a fin de fortalecer a las PyMes nacionales, con fuerte inversión en materia educativa pública, empelo con salarios dignos, no comulgan con la teoría del derrame que fija que los mercados reparten cuanto más crecen, estas son algunas de las claras diferencia entre el modelo que propone Juntos por el Cambio y el del Frente de Todos.


Mientras Juntos por el Cambio no se sonroja al prometer eliminar las indemnizaciones y endeudar más al país para pagar deudas, o bien dejar que los mercados fijen libre y arbitrariamente precios y salarios, el Frente de Todos cree, al igual de lo que sucede en la mayoría de los países del denominado primer mundo, en el rol activo del Estado.

Bajo este escenario, Diego Santilli (Juntos) y Victoria Tolosa Paz (Frente de Todos) terminarán por cautivar cerca del 80% del electorado. Muy por detrás se ubica el Frente de Izquierda con Nicolás de Caño a la cabeza, la derecha reaccionaria de José Luis Espert, Avanza Libertad, y Florencio Randazzo con el partido Vamos Con Vos, que todo indica, estarían, cada partido, metiendo un par de legisladores en el Congreso. Por su parte, la evangelista Cynthia Hotton intentará reforzar el mago porcentaje obtenido en las PASO, poco más de 1,5%.