El Club 8 de Octubre de Virreyes rescata los mejores valores humanos en un mundo individualista

Pusieron una placa y bautizaron al estadio con el nombre de Mauricio Villalba, vecino del barrio, detenido y desaparecido el 25 de mayo de 1976.



Si algo ha quedado demostrado en el país, es el alto valor inclusivo, de contención social e integración barrial que profesan los Clubes Barriales. Y, no sólo se ciñen a estas cuestiones. Las exceden con tanta responsabilidad y acierto que hace camino al andar. Hacer y forjan cultura y conciencias social. Esto se vio claramente reflejado cuando el Club Social, Cultural y Deportivo 8 de octubre llevó a cabo, este sábado 19 de marzo, , la jornada “Mauricio Villalba vuelve al Barrio”. Una jornada que fue coronada con la colocación de una placa conmemorativa y el bautismo del Estadio con el nombre de Mauricio Villalba, un vecino del barrio, trabajador del astillero Astarsa, que fue detenido y desaparecido a sus 45 años, en la calle 27 y Estrada. A solo dos cuadras del Club.

El acto se llevó adelante en la Semana de la Memoria, que recuerda el trágico golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976 cuando fuera derrocado el gobierno democrático y constitucional de Isabel Perón. Tras el golpe, la persecución, asesinato y desaparición de personas fue el eje central de aquella dictadura. El objetivo no era otro que instaurar un modelo de neto corte neoliberal. Cuestión que luego se madurando con Carlos Menem, Fernando de la Rúa y el “abanderado” del libre mercado y de la timba financiera.: Mauricio Macri.


Las actividades del Club, estuvieron acompañada por la Comisión del Club junto a la Comisión de la Memoria, la Verdad y la Justicia de Zona Norte. Y la participación de sus hijos Graciela, referente de la CxMVJZN y Eva y Alejandro Villalba, vecinos del barrio. Junto con los nietos y sobrinos de Mauricio; que autorizaron para que se bautizara al estadio donde juegan y entrenan los pibes del Club.


La motivación de reivindicar a Don Mauricio, el ‘gordo’, padre de 6 hijos, trabajador y delegado en Astilleros Astarsa, se basa en la necesidad de “mantener fresca la memoria del barrio. Mauricio participó en el gremio naval, trabajó en Sánchez y en otro par de astilleros más. En el Fondo de Virreyes vivía comprometido con las problemáticas del barrio. Siendo también un gran futbolista y precursor de la formación de equipos de la zona. Es un ejemplo a seguir, por ser una gran persona y solidario, por su militancia y por ser un excelente padre”, expresaron desde el Club.


Durante el merecido homenaje a Mauricio Villalba , los testimonios de Rufi Gastón, compañera de militancia de Mauricio, al igual que de sus Graciela y Alejandro, que esa placa cobró calor y vida encada uno de los que allí estaban y de aquellas nuevas generaciones que, seguramente, tomarán conciencia de que aquel nombre tiene motivos suficientes para está allí exhibidos.

Adriana Taboada en nombre de la CxMVJZN expresó: “Gracias por mostrarnos lo que hacen y por darnos la alegría de constatar que las luchas de Mauricio, y de esta Comisión, siguen de otra forma pero igual".


Por su parte, el presidente del Club, Horacio Rodríguez agradeció el acompañamiento de la familia y organismos de DDHH que hicieron posible la actividad y el poder utilizar el nombre de Mauricio. Destacando la importancia de la Memoria, la Verdad y la Justicia “como pilar de las generaciones que apostamos a la democracia y a la Justicia Social como bandera. Dejando en claro que NUNCA MAS nos vuelva a suceder un genocidio como el llevado a cabo por la última Dictadura Militar”.

“Todxs somos hijxs de Mauricio. Vuelve al barrio, aunque nunca se fue, ahora vino para quedarse para siempre. Está Presente en cada uno de nosotrxs”,expresó Horacio en una de sus intervenciones.

Luego de haber escuchado los testimonios, se pasó a descubrir la placa conmemorativa que reza: Mauricio fue un militante sindical de nuestro barrio, trabajador de Astarsa, desapareció a sus 45 años en la calle 27 y Estrada durante la última Dictadura Cívico Militar, el 25de Mayo de 1976. Este cartel y el estadio fue bendecido por el sacerdote Jorge Marengo párroco de la Iglesia “Nuestra Señora de Carupá”, junto al sacerdote del barrio el Padre Agustin Mertens, que ·siempre acompañó el proyecto del club”.

300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg