top of page

De la sensatez de un feriado al cinismo amarillento

Con o sin feriado, la población gana la calle para festejar con la Selección Nacional


Con sólo observar lo que son las calles de toda, toda la región del AMBA, Capital y conurbano, especialmente los accesos a CABA, donde millones de personas están movilizadas para recibir a la Selección Nacional, se torna comprensible por qué el gobierno dispuso un feriado nacional.


Queda claro que el gobierno leyó correctamente lo que significa la pasión y alegría popular. Hubiera sido imposible salir a las calles para ir a trabajar o cumplir cualquier otra función. Es evidente que la población definió, con anterioridad al feriado, que hoy la jornada estaría centrada en el disfrute y goce que implica haber logrado el tercer campeonato mundial de fútbol. Millones dijeron: hoy no laburo, voy por la alegría popular.


La contracara fue el feriado decretado por el gobierno de Juntos por el Cambio en noviembre de 2018, en virtud de la cumbre del G20 realizada en la ciudad de Buenos Aires. En aquella oportunidad, lo único que había en las calles eran militares y un verdadero ejército de ocupación, nacional e internacional; Patricia Bullrich era la Ministra de Seguridad.


Por esas cosas propias del cinismo e hipocresía, no pocos dirigentes del Juntos hoy objetan y cuestionan el feriado. En el fondo, no les gusta la alegría popular. Aun cuando muchos de sus seguidores hoy “están cortando las calles y ensuciando las calles”, tal cual vociferan ante la falta de argumentos y honestidad intelectual.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page