Corte de luz: los tarifazos del 3.000% no sirvieron

Piden cancelar la concesión de Edesur y Edenor. Desde hace décadas, y a pesar de los reiterados tarifazos de Juntos por el Cambio, el mal servicio deja a decenas de miles de usuarios sin servicio


Cuando el gobierno de Calor Menem privatiza Segba, proveedora del servicio eléctrico en toda la región del AMBA, el argumento utilizado era el “mal servicio y despilfarro” que se producción por estar en manos estatales. Y aseguraba, aquel gobierno, que de la mano del sector privado “se terminaban lo cortes” y comenzaba una etapa de “buen servicio”. Demás está decir que los cortes y falta de inversión por parte del sector privado no se cumplieron tal cual lo prometido y tampoco se logró lo prometido. Siguieron los cortes y el mal servicio por parte de Edenor y Edesur. El otro paso, construido también sobre falsos argumentos, lo dio el gobierno de Juntos por el Cambio. Benefició a ambas empresas con tarifazos del 3.000%; sí, tres mil por cierto. No sólo continuaron los cortes y el mal servicio. Las mentadas mejoras nunca llegaron; sí las superlativas ganancias para ambas empresas, tal cual surgen de los balances.


Producto de semejantes tarifazos, cientos y miles de clubes, comercios y Pymes debieron cerrar sus puertas, ante la indiferencia del gobierno de Mauricio Macri y Vidal. La situación resultó dramática para estos sectores afectados que no podían abordar semejante ajuste.

Fueron los intendentes quienes debieron salir a poner el pecho en defensa de los afectados ante el silencio cómplice del gobierno cambiemista. Luis Andreotti, Gabriel Katopodis, Gustavo Menéndez, Fernando Espinoza, Luis Pereyra, fueron algunos de los intendentes que junto al Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires Guido Lorenzino y diversas asociaciones de defensa al consumidor, pedían suprimir los tarifazos y que se les rescinda el contrato a ambas empresas.


Durante el largo recorrido, desde la privatización a la fecha, tanto Edenor como Edesur fueron sancionadas con millonarias multas por parte del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).


Ayer se conocía que Edesur fue sancionada con una multa de $239 millones tras advertir, en distintas inspecciones, incumplimientos en la calidad de servicio y la atención a los usuarios. Mientras tanto, más de 21.000 hogares de la ciudad de Buenos Aires y de distintas localidades del Gran Buenos Aires siguen sin luz.


A través de las Resoluciones ENRE N° 1 y 2/2022, el ente regulador sancionó a la empresa distribuidora por "incumplimientos verificados respecto de obligaciones establecidas en su contrato de concesión y en la Ley 24.0655 (Régimen de la Energía Eléctrica)", dice un comunicado oficial.


Un dato no menor es que la generación de energía diaria, para atender toda la demanda del AMBA, CABA y Gran Buenos Aires, ronda los 22 mil KWh. Sin embargo, el consumo diario no llega a devorar esos 22 mil KWh. Es decir, el problema central no radica en que “falta energía”. El nudo es la falta de inversión por parte de las empresas. Dicho en términos claros: la red de cables que llega a domicilios, comercios e industrias no soporta el nivel de consumo. Es como si en un hogar de 3 ambientes se instalan 10 equipos de aire y los cables siguen siendo los mismos. En algún momento salta la termina. Precisamente es lo que sucede, en rasgos generales, con Edesur y Edenor que no invierten en mejorar el tendido de cables.


Frente a semejante y reiterada ineptitud empresarial, gente como Héctor Polino responsable legal de Consumidores Libres dijo que “el gobierno debe rescindirle el contrato de concesión a las empresas Edenor y Edesur”, para esto debe, aclaró, se debe pasar por el Congreso. Una postura similar fijó Osvaldo Bassano. Al respecto, el titular de la Asociación de Defensa de Derechos de Usuarios y Consumidores (ADDUC) sostuvo que "este sistema ya caducó, no sirve más" y también reclamó que el Congreso analice rescindir la concesión a ambas empresas.

300x250.gif
350x320 junio.gif