AySA, chau tarifazos: del 3.000 % macrista a un 30 % escalonado

Las tarifas se ajustarán un 20 por ciento en junio y otro 10 por ciento en octubre. Se busca, al igual que el resto de los servicios, segmentar de acuerdo a barrios e ingresos.

Foto: Malena Galmarini


Finalizada la Audiencia Pública para ordenar el cuadro tarifario de la estatal AySA, Malena Galmarini, presidenta de la empresa, detallo ante la prensa que las tarifas morderán el 32% en dos tramos, 20 por ciento en julio y 10 por ciento en octubre. "Iremos luego por una segmentación similar a los esquemas de las tarifas energéticas", aseguró la funcionaria. De este modo, y al igual que el resto del marco de servicios públicos, las tarifas dejan de lado aquellos tarifazos de entre un 2000% y 3.000 por ciento aplicados durante el gobierno de Cambiemos que dejó un tendal de empresa y comercios con las persianas bajas. Así como estos tarifazos repercutió en el sector privados, en el caso puntual de AySA ,también fue víctima del modelo Cambiemos. Por ser una gran empresa consumidora de energía eléctrica -es la cuarta empresa que más luz utiliza-, y recibir el mismo trato que el resto de las privadas, AySA padeció la situación. Era evidente que la idea del gobierno de Cambiemos era desfinanciar y sumergir las estatales a una situación de total indefección económica y financiera. Al decir de los balances y de la propia presidenta de AySA, el macrismo estuvo a punto de quebrarla. No por casualidad, dejo de hacer obras vitales. La llegada del gobierno de Frente de Todos debió revertir dicho marco.


Galmarini, dijo ante Página 12 que la actualización tarifaria del 32 por ciento propuesta por la empresa para este año es "simbólica", particularmente en función del ajuste concedido a las empresas de energía. "Pareciera que el valor de la energía es mucho más que el valor del agua", señaló Galmarini durante su exposición.


En este sentido, dejó en claro que el 32 por ciento no alcanza, ya que sólo implica una "reducción de la velocidad entre lo que necesitamos para cubrir la operación y los recursos que ingresan por recaudación".


La funcionaria sostuvo que esta solicitud se sustenta en una situación de larga data, que implicó que "los actuales niveles tarifarios resultan sensiblemente menores a los establecidos como de equilibrio económico-financiero en el marco regulatorio". "Los ingresos tarifarios no alcanzan a cubrir la totalidad de los costos derivados de la prestación de los servicios", aseguró Galmarini.


La funcionaria, durante la exposición en la Audiencia, recordó el estado en el que encontró a la empresa tras la administración macrista. "Encontramos una situación desesperante, la empresa estaba virtualmente quebrada, al borde de no poder pagar los salarios, con tecnología obsoleta, con deudas impagas", señaló


"Pagamos -dijo- puntualmente los intereses semestrales por una Obligación Negociable de 500 millones de dólares, que resultó una operación financiera temeraria y vamos a encontrar la forma de resolverlo, ya que su vencimiento está previsto para febrero del año que viene".


"Tenemos 1.408 obras en marcha, los niveles de inversión son históricos para esta empresa. Y acá es importante reconocer no sólo la voluntad política del presidente Alberto Fernández sino la eficacia de quienes trabajamos en AySA", subrayó.


En cuanto a las acciones desarrolladas durante la pandemia, señaló que "se estableció un comité de crisis y nos organizamos a través del teletrabajo para dar continuidad a la gestión operativa". "Implementamos un método epidemiológico para monitorear la eventual presencia de Covid-19 en aguas residuales, y complementar el sistema de vigilancia del Ministerio de Salud", repasó Galmarini.

300x250.gif
350x320 junio.gif