Los clubes barriales cerca de un cambio trascendental que podría facilitarles el funcionamiento

No pocas instituciones plantean la posibilidad de pasar a depender del INAES y no de la “complicada y tediosa” IGJ que limita el normal trabajo

En la cultura nacional argentina, los clubes son piezas claves para la sociedad. Si bien su nacimiento data de fines del siglo XIX y principios del XX, a medida que se fue desarrollando el país toman un sentido más fuerte de pertenencia en la comunidad. Están aquellas sociedades conformadas por colonias de inmigrantes para contenerse entre sí en su cultura de origen, los centros deportivos, aquellos sociales y/o culturales. Estos fueron atravesando diversas vicisitudes a lo largo de la historia. Quizá, quien más apoyo les dio, al entender que estas instituciones cumplían un rol social muy importante, fue Juan Domingo Perón. De allí los reconocidos “Juegos Evita”.

El primer Ministro de Salud de la Nación, Ramón Carrillo, le había sugerido al entonces presidente del país -Juan Domingo Perón- que un peso invertido en deporte le ahorraba al país mucho dinero en salud. Esto, sumado al papel que cumplían las instituciones en el desarrollo social de los jóvenes llevaron a que Perón ayudara a los clubes a crecer (ver link https://www.youtube.com/watch?v=VayXU0OBtIc).

Los gobiernos con políticas económicas neoliberales, de manera directa o indirecta (adrede o sin intención), fueron diezmando el desarrollo y existencia de esos clubes. Sólo alcanza con mencionar, tanto en los 90, como durante la presidencia de Macri, los avatares a los que se vieron inmersos aquellos clubes, ya sea para mantener los ingresos por cuotas sociales, así como para pagar los servicios e impuestos. Tras cuatro años de Macri, hoy sufren las consecuencias de la pandemia.

Desde el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), conducido por el Ingeniero Mario Cafiero, se están llevando a cabo lo que denominan las Mesas del Asociativismo. Estas intentan que en cada distrito del país se unan las cooperativas, mutuales, sindicatos, clubes y municipios en pos de la comunidad organizada. Estas mesas tendrían varios beneficios, entre ellos dar fuerza a las economías regionales e interactuar entre los distintos actores de la economía social.

A partir de esto, es que varios clubes solicitan depender de la órbita del INAES, ya que son sociedades civiles sin fines de lucro. Actualmente quienes rigen a los clubes son la Inspección General de Justicia (en CABA) o los organismos jurídicos de cada provincia que regulan a las sociedades comerciales.

Este fin de semana en el diario Página 12, el colega Adrián De Benedictis, escribe una nota titulada “Los clubes de barrio buscan ser regulados por el INAES” donde refleja dicha problemática. Los argumentos que presentan los clubes para formar parte del INAES es que los requerimientos que exige la IGJ (balances, trámites ante escribanos, gastos de contadores, abogados, etc.), más tener que trasladarse a los organismos jurídicos en las capitales de las provincias, generan una erogación por las que se les hace inviable responder a clubes de barrio o pequeñas entidades que responden a trabajos sociales, que se mantienen por la colaboración que pueden aportar sus socios. Siendo que la IGJ no les brinda nada a cambio. Mientras que las mutuales (que forman parte del INAES) que actúan socialmente como los clubes, a veces tienen determinados beneficios por el espíritu de la economía social y por el presupuesto de promoción con el que cuenta dicho organismo por el cual hay mutuales y cooperativas que pueden recibir subsidios y/o financiamiento a bajo costo.

En la nota de Página 12 mencionada, el director del Consejo Federal del INAES, Carlos Cleri explica lo que motivó a las Mesas del Asociativismo: “El sector de la población que basa su forma de actuar en la solidaridad, la reciprocidad, la cooperación, y la ayuda mutua, hay que juntarlo. Es la primera parte de organización de la sociedad que tiene estímulos distintos al egoísmo, al individualismo, el lucro o la acumulación de riqueza. Entonces, nos dimos cuenta que había que convocar a las cooperativas y a las mutuales, que son las que naturalmente tienen esta inclinación”. Y agrega: “Pero también tienen que estar los sindicatos, que son los primeros que buscaron sistemas asociativos para entenderse, y luego los clubes, que están haciendo un trabajo social muy grande. Es decir, todos los que tienen en la cabeza que la maximización del interés general e individual se logra a través de la cooperación”.

En la misma nota el presidente del club San Juan Bosco (fundado en diciembre de 2018) de José León Suárez, ubicado en la villa La Cárcova, donde se desempeña el padre José María “Pepe” Di Paola, uno de los referentes principales de los curas villeros también hace su reflexión. Víctor Lupo, presidente de San juan Bosco (que además fue Subsecretario de Deportes de la Nación), contó: “Ante el agobio que tienen los clubes, es insostenible remitir a la IGJ. No es fácil, porque personas jurídicas es provincial, y cada club tiene una jurisdicción distinta. Y los de Provincia tienen que hacer el trámite en La Plata. Para un club de Zárate, por ejemplo, es imposible. Por eso hace 40 años que no aparecen clubes nuevos”. Esta realidad que narra Lupo hace que hoy en el pasís haya más del triple de entidades deportivas sociales y culturales que funcionan sin estar registradas en el organismo jurídico correspondiente a sus provincias.

En contraposición, en el Centro Social y Cultural Flores Sur, su presidente, Ariel Palombi, explicó: “Además de diversas actividades deportivas también dictamos talleres de formación laboral, y culturales. Esto es una mutual”.

Flores Sur, en estos días de pandemia, se encuentra repartiendo alimentos a precios accesibles luego de un acuerdo con el Mercado Central, barbijos, y todo lo que se necesita para esta época. “La idea del INAES de las Mesas del Asociativismo es muy buena. Tenemos que potenciarnos entre nosotros. Sería óptimo que los clubes dependan del INAES, ya que allí los trámites son gratuitos, la IGJ es profesional y se necesita un abogado para todo. Esto es un trabajo social, una militancia que tenemos, y pretendemos que el Estado reconozca eso. Si juntamos a las casi 50 mil asociaciones que generan recursos en cada institución, eso también merece expresarse en el momento de discutir” agregó Palombi.

Qué opinan en zona norte

Lo Nuestro llevó la inquietud a las entidades barriales de nuestra zona. En la provincia de Buenos Aires el ente que los regula es la Dirección Provincial de Personas Jurídicas que está situada en la Plata.

Marcelo Díaz, presidente de Tigre Jrs., al ser consultado, comentó: “Nosotros cada gasto lo hacemos como si fuéramos un comercio más, no tenemos beneficios de ninguna índole. Si bien ya estábamos padeciendo necesidades y pagábamos los servicios y gastos con mucho sufrimiento, ahora, con esto de la pandemia se profundiza. Acerca de depender de un organismo como el INAES donde se pudiera interactuar con otras entidades en pos de un bien común me parece (lo digo a título personal porque no lo hablé con la comisión) una muy buena idea. Tenemos una necesidad de hace rato de algún organismo al que le podamos llevar nuestras inquietudes y que nos escuchen”.

Por su parte, Hernán Lanía, quien es presidente del club Unión Vecinal de Munro, con larga militancia en el Partido justicialista también dio su opinión.

“Pocas veces se valora el trabajo social que hacemos los clubes, y a veces nos sentimos solos, sin representatividad. Sería importante pasar al INAES, tanto para nosotros, como para los miles de instituciones que realizan importantes acciones para la comunidad y no pueden estar registrados por los altos costos de los trámites. Hoy los clubes estamos necesitando recursos, mucho más después de esta pandemia. A partir de formar parte del INAES, junto a cooperativas y mutuales podríamos tener más actividades para la comunidad, sumar ingresos, así como tener menores costos para beneficiar a los vecinos del barrio” le comentó Hernán Lanía a Lo Nuestro.

Luis González es un histórico militante de la UCR, actualmente concejal de Vicente López, fue presidente del club 25 de Mayo de Florida, y es presidente de la Federación de clubes de zona norte Convivir. También fue consultado por Lo Nuestro sobre la posibilidad de pasar a la órbita del INAES.

“Hoy los clubes estamos endeudados y abandonados. Nadie se preocupa por nuestra situación. Ahora nos están pidiendo el acta de designación de autoridades escaneada y autenticada ante escribano público. Hay clubes que no tienen problema en costearlo, pero hay otros que no tienen posibilidades. Si pasar al INAES es para aliviar la carga de documentación, sus erogaciones y que alguien nos represente mejor, bienvenido. Hoy la Dirección de Personas Jurídicas no nos da ni un chupetín” manifestó el concejal de Juntos por el Cambio de Vicente López.

A la hora de mantener y fortalecer los clubes de barrio y el trabajo social que estos hacen, los distintos colores políticos se unen ante una necesidad, que los clubes sean atendidos y funcionar bajo un organismo que los represente, y que entienda la función social que cumplen. ¿Será el INAES? Si las asociaciones civiles sin fines de lucro pasaran a la órbita de ese organismo, ¿sería más difícil que los clubes de fútbol se transformen en Sociedades Anónimas Deportivas?

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

300x250_Asistencia-2.gif

Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por