Vicente López: no son los autos, es el modelo

Vecinos y sectores opositores cuestionan el paso de vehículos por el Paseo de la Costa, así lo expresaron con una nueva marcha. Reclaman que las autoridades municipales atiendan cuestiones técnicas ligadas al daño ambiental

Por: Tano Armaleo.-Como si fuera la historia que nunca encuentra un final acorde a los reclamos, la reciente movilización (la tercera) de vecinos autoconvocados, agrupaciones, asambleas vecinales y dirigentes y partidos políticos de Vicente López, ratifica que la resolución del conflicto llevará más tiempo de lo que la ansiedad individual pueda digerir. En el mientras tanto, las movilizaciones y el diálogo (a la fecha fallido) que se intenta recrear con las autoridades municipales, seguirán en el plano de las buenas intenciones.

No son los autos que transitan por el Paseo de la Costa lo que preocupa a este sector de la población. Es el modelo que lleva adelante el gobierno municipal de Vicente López lo que está siendo objetado. Aquel que viene de la mano del macrismo donde el interés privado termina sepultando expectativas populares; ampliar nota en siguiente linck: Macri, en qué quedamos, ¿las excepciones son corruptas o no?. Mientras se siga construyendo y debatiendo los parches oficiales que introduce el oficialismo municipal y no se debate un adecuado y consensuado plan maestro que defina “el municipio que queremos para 2040” tal cual expresan desde el Partido Justicialista, que adhiere a este tipo de convocatorias, difícilmente las marchas y movilizaciones queden en el recuerdo.

A la luz de los acontecimientos, es evidente que la voluntad (y modelo) política del gobierno municipal no es introducir el mencionado debate escuchando voces provenientes de la diestra y siniestra de la comunidad local. Por lo tanto, vecinos autoconvocados, agrupaciones, asambleas vecinales y dirigentes y partidos políticos seguirán marchando, tal cual lo hicieron nuevamente el pasado sábado sobre el Paseo de la Costa.


El eje de la convocatoria, tal cual señalamos en notas anteriores –ampliar información en siguiente linck: Firmas contra la circulación vehicular en el Paseo de la Costa -, es reclamar que “se deje sin efecto la decisión de la Municipalidad de permitir el tránsito de vehículos en el Paseo de la Costa en la mano norte-sur, y se vuelva al régimen anterior: uso peatonal los viernes desde las 17 hs y sábados, domingos y feriados las 24 hs”.


“En la jornada de protesta impedimos, pacíficamente, por algo más de una hora, el ingreso de autos al Paseo a la altura de las calles San Martín y Melo. Repartimos volantes a los cientos de visitantes y vecinos para informar de este nuevo atropello de la Municipalidad de Vicente López. La mayoría de las personas con las que conversamos no estaban al tanto de la situación, y mostraron preocupación y su adhesión al reclamo vecinal”, detalló Osvaldo Caccia integrante de la Asamblea del Puerto de Olivos. Por su parte, Flavia Frere, infatigable vecina que vine bregando por un respetuoso cuidado del medio ambiente recordó que “el pasado 29 de diciembre un grupo de representantes de agrupaciones vecinales entregamos en la oficina de la Intendenta Interina, Soledad Martínez, un petitorio con cientos de firmas en el que le solicitamos que se deje sin efecto la medida y se respete el derecho adquirido de vecinos/as y visitantes a disfrutar plenamente de ese espacio sin los peligros que representa el paso de autos”. También se solicitó la intervención de la Defensora del Pueblo de Vicente López –muy cercana al poder municipal- que prometió expedirse previa recolección de información legal y técnica con el Departamento Ejecutivo.


Siempre de acuerdo con lo expresado por los autoconvocados, el Secretario de Gobierno, Legal y Técnica del Municipio, Enio Vittorini, argumentó que “lo establecido en la Ordenanza –referida al paso vehicular- indica que el Depto. Ejecutivo puede hacer uso o no de la facultad de restringir el tránsito en el Paseo Costero”. Frente a la respuesta, los vecinos aseguran que el funcionario “no hace referencia a los derechos adquiridos que tenemos los ciudadanos a disfrutar del casi único pulmón verde del Partido de Vicente López, que solo cuenta con 0,8 m2 de espacios verdes públicos por habitante”.


“Tampoco menciona el peligro que representa la apertura vehicular de la mano norte-sur para los peatones. En relación al argumento de abrir el paso vehicular para mayor accesibilidad de personas con discapacidad, cabe recordar que no solo no nos oponemos a que los mismos puedan entrar con su vehículo al Paseo Costero, sino que además esto ya estaba permitido en el régimen anterior. Este nuevo plan vehicular no solo representa riesgos a la integridad física de las personas –vale recordar el episodio fatal en los bosques de Palermo la semana pasada–, sino que además constituye un atropello más de la Municipalidad en materia ambiental por la contaminación sonora y del aire que producen los vehículos. Esta medida es un paso atrás; recordemos que en derecho ambiental rige el principio de no regresión”, expresa el comunicado que emitieron tras la movilización del pasado sábado 8 de enero de 2022.


Cabe recordar que la creación del Vial Costero o Paseo de la Costa, nacido de la mano del intendente Enrique “Japonés” García y financiada con fondos del gobierno nacional que presidía Cristina Kirchner, tenía entre otros objetivos el paso de automóviles a fin de descomprimir la circulación sobre la Avda. Libertador. Además buscaba que quienes circulen por allí tuviesen mayor vinculación con el río y la costa. Los y las vecinas no parecen así entenderlo.


Tampoco, este sector de la comunidad, comulga con la construcción de una suerte de sendero costero que vinculó –y abrió- el barrio El Ceibo con la costa de Paraná y el río: argumentaron que se cercenaba parte de la reserva que está bajo la órbita del Colegio Lincoln; que dicho sea de paso se armó de semejante espacio de manera escandalosa mediante una sesión realizada subrepticiamente que permitió una Ordenanza de Excepción (fines de los 90) en beneficio del colegio. La presión de la Embajada de los EE.UU, y la desidia municipal, terminó por facilitar la entrega de un terreno ganado al río, hoy en manos privadas. Como moneda de cambio, el Colegio Lincoln debía ceder el campo de deporte, allí construido, a colegios del municipio y crear una reserva natural.


Los y las organizadoras, volverán a marchar el sábado 22, para protestar y efectuar un corte en el Paseo Costero. Mientras un sector de la comunidad debate e interpela el modelo macrista local, que incluye la construcción de torres en zonas prohibidas, la colonización de la subjetividad logra que un 60% de la población de sustento al modelo: es como decir que la víctima vota por quien le va arruinar la calidad de vida. Este tipo de mirada requiere un análisis e interpretación aparte, por lo tanto, excede el marco de la presente nota.


La convocatoria contó con la participación del ex concejal Carlos Roberto (Partido Socialista), que es parte activa de la lucha de los autoconvocados. También se observó la presencia de las ex concejales Marcela Cortiellas (PJ-fdT) y Blanca Días (CC). Además, estuvo la ex concejal Malena Cholakián ligada a un sector de La Cámpora local que, al igual que la edil Julieta Martínez Molto del mismo espacio político, se hizo presente en el Paseo de la Costa; cuestión que fue observada toda vez que no hay registro de que ambas dirigentes se hayan involucrado con este tipo de luchas locales. También estuvo el concejal Roberto Pace (FR-Frente de Todos) quien recibió el bautismo en este tipo de lucha, y anunció que redactó un Pedido de Informes relacionado a los motivos por el cual el municipio habilitó el paso de automóviles por el vial costero “Raúl Alfonsín”.