TV por cable, celular e internet: el gobierno garantiza tarifas desde $150


Fuerte presión empresarial


Desde el 1 de enero, entrará en vigencia la Prestación Básica Universal Obligatoria (PBU) para los servicios de comunicaciones móviles, telefonía fija, conexión fija a Internet y televisión por cable destinado a unos diez millones de personas de bajos ingreso. De acuerdo con la información aportada por el ENACOM, plan básico de telefonía celular será de $150; luego se pueden comprar paquetes de datos por mes o día. De este modo, el gobierno de Alberto Fernández continúa garantizado accesibilidad a sectores de la población que, ante la voracidad empresarial, se le dificulta la posibilidad de tener este tipo de servicios. Así como el Estado garantiza conectividad a estudiantes, suministrándole PC gratuitamente, lo propio se intenta realizar mediante tarifas accesibles.


El tigrense Claudio Ambrosini, presidente del ENACOM explicó que con la Prestación Básica Universal “las empresas se aseguran planes de pospago en lugar del prepago, donde hay incertidumbre sobre lo que finalmente una persona termina consumiendo”. Por su parte, la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcolm, destacó que “con los planes prepagos los usuarios gastan más dinero, en cambio con estos planes a precios muy competitivos tendrán un gran beneficio”.

Ambrosini dijo que no hay motivos para desincentivar la inversión de las empresas “porque apuntamos a que ningún argentino se quede sin servicio y que las compañías siguen invirtiendo en un mercado cada vez más grande”. En ese sentido, enfatizó que “el foco del Gobierno está puesto en el 5-G, y eso lo vamos a lograr trabajando juntos las empresas y el Estado”.




Por su parte, el vicepresidente del ENACOM, Gustavo López. remarcó que la prestación básica universal fija un precio máximo, pero no descartó que la competencia entre las compañías genere planes más económicos. “A diferencia de otros servicios como la electricidad, en las telecomunicaciones no hay precios de referencia para un mega, entonces tenemos que trabajar con estimaciones y considerando las posibilidades del servicio a lo largo de todo el país”, analizó López.

La medida del gobierno no hizo más que generar la airada reacción del sector empresarial y de grupos mediáticos. Al respecto, salieron a decir que bajo este cuadro tarifario se tornaría inviable sostener el negocio. Una realdiad que se desvanece con solo ver los lances y utilidades logrados durante años.