Soledad Martínez le responde a los y las vecinas por el Vial Costero

Estuvo supervisando nuevas obra "para hacer del paseo costero un espacio más accesible, inclusivo y seguro"

Foto: La intendenta.


Por: Tano Armaleo.- La dirigencia política muchas veces utiliza el lenguaje gestual, las acciones directas para hablar, responder y atender a la comunidad. A la de sus seguidores , y para quienes la cuestiona. Mucho más en el “mundo liquido” (según Zigmunt Bauman) de Juntos en que el discurso y relato basado en la nimiedad total seduce a millones de personas. En el fondo, se intenta esquivar el debate tradicional, abierto, franco y despojado de pasiones fundamentalistas. Tal vez, en el mundo en que los algoritmos parecieran ganarle la batalla al pensamiento creativo (humano, vale la aclaración), muchos prefieran seguir cultivando la dialéctica como método de acercamiento y comprensión. Así lo entienden agrupaciones de vecinos que vienen objetando la circulación vial por el Paseo de la Costa: reclaman respuesta de la intendenta Soledad Martínez, ampliar nota en siguiente link: Vicente López: no son los autos, es el modelo

La otra cara de la misma moneda proviene del municipio que hoy conduce Soledad Martínez. En ese ámbito oficial pareciera regir el ancestral principio de que las opiniones y buenas intenciones sectoriales no pueden estar por arriba del bien general de la población.


Y en eso de hablar con hechos concreto, con acciones, “La Sole” vicentelopense -una suerte de progresista dentro de la fauna machirula que impera en Juntos- estuvo supervisando “las obras para hacer del paseo costero un espacio más accesible, inclusivo y seguro para todos los vecinos de Vicente López”, sumando lugares para estacionar, y asegura “haciendo veredas con rampas y ampliando la iluminación.”

La intendenta Martínez destacó que “el proyecto permite mejorar la circulación y ampliar la capacidad de estacionamiento”.


Las obras consisten en la ejecución de asfaltado de calles y la ampliación de nuevos lugares para estacionar, rampas y veredas para hacer un espacio más inclusivo. Además, se suman luminarias LED para brindar mayor seguridad y se agregan especies nativas y estaciones de recolección de residuos para cuidar el medio ambiente.


Desde el otro lado de la vereda, vecinos autoconvocados, organizaciones sociales y partidos políticos de la oposición, en cada una de sus marchas y movilizaciones al Paseo de la Costa reclaman “que se deje sin efecto la decisión de la Municipalidad de permitir el tránsito de vehículos en el Paseo de la Costa en la mano norte-sur. Pedimos que se vuelva al régimen anterior: uso peatonal los viernes desde las 17 horas y sábados, domingos y feriados las 24 horas, según lo establece la Ordenanza nº 22393 de 2005”. Ordenanza, vale recordar sancionada en tiempos en que gobernaba el intendente Enrique García quien luego de recibir fondos del gobierno de Cristina Kirchner emprendió la construcción del Paseo de la costa y la repavimentación de la Avda. Maipú y de Constituyente


Por otra parte, los autoconvocados se mostraron contrarios a las requisas que realiza el municipio para evitar que se ingrese al Paseo con bebidas alcohólicas. “Sin embargo, hace muy poco, junto con la decisión de habilitar el paso vehicular apareció un cartel de la Municipalidad que dice: “Prohibido consumir bebidas alcohólicas. Fuera de la zona de gastronomía”. ¿La intención es desalentar el consumo de alcohol o cuidar el negocio de los food-trucks donde se venden también bebidas alcohólicas?”, reza el comunicado de vecinos autoconvocados.. Vecinos, vale recordar, que en su momento objetaron la apertura de un camino que una el barrio El Ceibo con la calle Paraná aduciendo cuestiones de impacto ambiental ya que la traza se construyó sobre parte de la Reserva Natural construida luego de que el Colegio Lincoln "invadiera" terrenos costeros" con la anuencia del Municipio, y tras una escandalosa Ordenanza de Excepción sancionada en años 90. La realidad demostró lo beneficioso que resultó la apertura.