top of page

La intendenta Soledad Martínez participó del homenaje al ex intendente García

La cena fue motorizada por el club UVAFO.

Motorizado por UVAFO (Unión vecinal Amigos Florida Oeste), el pasado fin de semana, el ex intendente Enrique “Japonés” García recibió un homenaje por parte de la institución que preside el radical Daniel López Rezano. Un homenaje que terminó siendo un verdadero acto político y de demostración de afectos que aun cosecha quien fuera intendente durante 24 años hasta que Jorge Macri lo desbancó con un discurso cargado de falsas promesas y buenas intenciones. Y prometiendo (Macri) que no iba a hacer aquello por tanto criticaba en plena campaña.


La presencia de la intendenta Soledad Martínez marcó que aquel camino del odio y de la grieta sobre la cual tanto transitan no pocos dirigentes de Juntos por el Cambio, por lo visto, la jefa comunal prefiere obviarlos marcando su propio rumbo. Más aún cuando la interna en el sector tiene un marco de virulencia extrema que, todo indica, la dama no quiere comulgar. Ya en otras oportunidades, Martínez también participó de un homenaje al ex presidente Raúl Alfonsín.


Ver el salón de la UVAFO (Unión vecinal Amigos Florida Oeste) con poco más de 600 personas, dirigentes de distintas extracciones políticas y sociales, de algún modo, fue una clara muestra de que aquella impronta de unidad sobre la cual transito la vida política el ex jefe comunal, sellada en su alianza con el peronismo a través de Néstor y Cristina Kirchner, continúa siendo un camino valido a la hora de recrear mecanismos de tolerancia y convivencia política. Esto fu lo que expresó el ex intendente durante la velada.


Así como Soledad Martínez dio el presente, también se notó la presencia del dirigente sindical Víctor Pirillo, secretaria Gral. del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López, de ex concejales y funcionarios que lo acompañaron durante su gestión, para rendirle un homenaje a García. Si bien el ex intendente se muestra alejado de todo el redil partidario, aún conserva una cuota electoral que bien podría ser un plato como para acompañar un buen menú. En Vicente López, no hay muchos dirigentes que, aún con cena de por medio, junte a más de 600 personas para homenajear a quien ya no tiene poder institucional, y por lo visto, real concreto en sus manos.

250x250.gif
bottom of page