top of page

“La fuerza del cielo” ¿admite coimeros en el gobierno y ñoquis en el Senado?

La pastora Evangélica y senadora nacional, Vilma Bedia, contrató 11 familiares con sueldos millonarios para que la asesoren.

Foto NA:


“La verdad no importa, importa lo que te quiero hacer creer”, es el espíritu que reina en el mundo donde la verdad ha sido subvertida por falsos relatos. Y lo más grave es cuando esos falsos relatos, la mentira, son motorizados desde el poder institucional. Venimos a barrer con la corrupción, con la casta, a cortar con los afanos, con las coimas, fue parte del discurso que llevó a Javier Milei a la presidencia. Falso con toda falsedad. Se acaba de conocer que la senadora jujeña, Vilma Bedia, contrató 11 familiares con sueldos millonarios para ser parte del Senado de la Nación.


Por lo visto, la pastora Vilma Bedia se habrá amparado en “la fuerza del cielo” para justificar lo injustificable: sumar ñoquis.

Las contrataciones realizadas por Bedia fueron materializadas ante la pasividad del presidente y vicepresidenta, principal responsable de lo que sucede en el Senado de la Nación. Así lo reveló el portal La Política Online. Allí da cuenta que en la planilla de asesores de la senadora -pastora evangélica que fue reclutada por los libertarios cuando detectaron la gran interacción que tenían en Facebook sus publicaciones anticuarentena- figuraban como integrantes dos de sus hijos (Joel Benjamín Mamani y José Abner Jair Mamani). El primero con un sueldo de alrededor de un millón de pesos y el segundo, más afortunado, de 1,4 millones de pesos.


Otro de los hijos de Bedia (Pablo Mamani) también trabaja en la Cámara Alta, pero no figura en el despacho de la pastora evangélica, sino que fue contratado por la senadora Ivana Marcela Arrascaeta, también de La Libertad Avanza. Así figura en la resolución 170/24 de la propia Cámara. Mamani aconsejará a la legisladora de San Luis por una remuneración de más de mil dólares por mes, según el tipo de cambio al cierre de esta nota.


Si esto es escandaloso, más grave fue la renuncia del Director de Control y Fiscalización Pesquera, Julián Suárez, que por su experiencia había sido requerido por la actual gestión luego de ocupar el cargo durante cuatro años en el gobierno anterior, que presentó su renuncia indeclinable ante el Subsecretario de Pesca, Juan Antonio López Cazorla. Lo hizo argumentando que fue presionado por cancillería y dejando entrever que debía pasar por alto la pesca ilegal de un buque chino. No pocos imaginaron que detrás de aquella vista gorda por parte de cancillería existiría el pedido de coimas -ampliar nota en siguiente link: Funcionario clave del Estado renuncia -.

Commentaires


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page