Escuelas Lincoln de Olivos: de una escandalosa Ordenanza de Excepción a pasos de la decepción

En los años 90, el municipio cede tierras costeras, ubicadas en la calle Paraná y Río de la Plata, a la empresa educativa. A poco menos de un año que finalice el comodato, Agrupaciones vecinales reclaman que el predio pasea a manos del Estado.


Por: Tano Armaleo.- A pocos meses de que la cesión de tierras otorgadas (Ordenanza de Excepción mediante) por el municipio de Vicente López a la Asociación Escuelas Lincoln ligada a los intereses económicos y culturales de los EE.UU, el reclamo para que dicho predio –Paraná y río de la Plata, La Lucila- quede en manos del estado municipal cobra nuevos bríos. Decimo “que quede” ya que el predio que el colegio obtuviera en 1993 (intendente Enrique García), a través de una escandalosa sesión realizad a las 12 de la noche de un 23 de diciembre, son tierras ganadas al río.


En aquella oportunidad, con votos del oficialismo municipal (UCR) y concejales peronistas con excepción del entonces conejal José Garro que votó por l anegativa, el Lincoln se armaba de un terreno de poco más a una manzana, 10.000 mts.. Allí construyó su campo deportivo. Campo que, según rezaba aquella Ordenanza, debía cederlo a instituciones educativas locales. La historia no registra que esto haya sucedido. La Asociación Escuela Lincoln sólo cumplió con la creación de una suerte de Reserva Natural que se encuentra abierta al público. Por el resto, ni en intendente García no Jorge Macri se ocuparon en que la empresa educativa diera cumplimiento con lo dispuesto con la Ordenanza; ampliar información en siguiente link: “Algo más que un vial costero divide aguas en Vicente López”


Frente a este panorama, sectores de comunidad, en este caso muchas de ellas aglutinadas en Agrupaciones Vecinales, reclaman por “la recuperación del espacio verde público de la ribera de La Lucila”, tal cual expresó ante Lo Nuestro Flavia Frere de la Asoc. Puerto de Olivos. Por el lado del bloque del Frente de Todos, tal vez muy ocupados en otros menesteres más personales, Lo Nuestro no registra que hayan salido públicamente a fijar posición al respecto. Sólo presentó un pedido de informes en el seno del Concejo Deliberante que, como suele suceder con la mayoría de los proyectos que presentan, son desestimados por el macrismo. “Juntos por el Cambio evita el debate y cajonean proyectos que son de interés para nuestros vecinos y vecinas”, no se cansa de repetir el concejal Roberto Pace (FdT).


“En 2020 solicitaron al entonces intendente Jorge Macri que comenzara las conversaciones con el colegio Lincoln para que éste, con tiempo, pueda buscar otra ubicación para su campo de deportes, hoy emplazado en el área que se está reclamando. Se reiteró la solicitud a la Intendenta Interina, Soledad Martínez”, reza el comunicado emitido por distintas agrupaciones vecinales de Vicente López.


Cabe recordar que por ese convenio, firmado en 1993, se le otorgó a dicha institución educativa el uso exclusivo por 30 años de un espacio público que forma parte del Área de Protección Ecológica 1.


Las agrupaciones vecinales, recuerdan que enviaron copia de dicha solicitud a los concejales de todos los partidos. Según confiaron, fueron convocados por los concejales Joaquín Noya y Erica Pereyra del Frente de Todos. De la reunión surgió la elaboración de un pedido de informe que, tal cual señaláramos en párrafos anteriores, fue archivado por bloque de Juntos por el Cambio. El bloque de la ultra derecha, Avanza Liberta, acompañó la iniciativa (pedido de Informe) del Frente de Todos