Empresarios de la salud no la quieren poner: FATSA en plan de lucha por mejora salarial

“No vamos a resignar el poder de compra”, argumentan desde la entidad gremial

Son uno de los gremios que en medio de la pandamia y que por estar en el frente de combate, no sólo pusieron pecho y alma: también fallecidos por COVID. Un sector que mereció en amplio reconocimiento social y del propio gobierno que entregó bonos especiales, a modo de reconocimiento, a todo el personal de la salud. Sin embargo, por estas horas los trabajadores de la salud del sector privados se encuentran inmersos en una disputa por una mejora salarial que se les niega. Frente a tamaña desproporcionalidad, la Federación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) alertó a las empresas prestadoras de salud que no tolerará “más dilaciones” en el marco de las negociaciones salariales de este año, estancadas por la falta de oferta concreta. El Ministerio de Trabajo convocó a una nueva audiencia.


Como suele suceder en esto casos, la patronal de la salud aduce problemas financieros. Cuestión que la realdiad lo desmiente toda vez que los balances dicen lo contrario. En esto de que el salario es parte de una mejor calidad de vida y por ende impulsa el consumo y la productividad, el empresariado nacional apuesta a lo que más sabe: acumular ganancias aun sabiendo que esto cercena daña y frena la productividad y el consumo.


“Luego de intensas gestiones realizadas y frustradas reuniones paritarias tendientes a acordar la revisión de las escalas salariales correspondientes al año 2020 en el sector asistencial de nuestra actividad que comprende a los trabajadores de Clínicas, Sanatorios, Hospitales, Institutos de Diagnóstico, Laboratorio de Análisis Clínicos, Servicios de Emergencias, Institutos Psiquiátricos e Institutos Geriátricos, hemos sido convocados a una audiencia al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación”, afirmó el gremio mediante un comunicado. La entidad que lidera Carlos West Ocampo y Héctor Daer aseguró que “no toleraremos más dilaciones”.

Al inicio de la discusión, las empresas, representadas por la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS), afirmaron que el sector está en crisis, y no pueden dar un aumento como pide la FATSA. “Los empresarios alegan la falta de financiamiento adecuado para acceder a la actualización de los salarios y se niega a formular propuestas alternativas”, afirmó el gremio, que recalcaron que “instamos nuevamente a los empresarios a negociar de buena fe y asumir las responsabilidades que conlleva el riesgo empresario asumido”.


En el texto difundido antes de reanudar las negociaciones, FATSA alertó que “responsabilizamos a las Cámaras Patronales por los efectos que las acciones sindicales pueden ocasiones sobre la atención de la Salud en general”. “No toleraremos más dilaciones, los trabajadores de la Sanidad reclamos enfáticamente la recomposición inmediata de nuestros salarios”, insistieron y recalcaron que “la responsabilidad de no cesar en la pelea contra el Covid encuentra su límite en la falta de actualización de los salarios que se deterioran día a día”, agregaron. “No vamos a resignar el poder de compra de nuestros salarios. Reclamos lo que nos corresponde y el tiempo de respuesta se encuentra agotado. Insistiremos en nuestros reclamos e iniciaremos las acciones sindicales necesarias para alcanzar los objetivos”, cerró el comunicado.

A comienzos de marzo la federación de Sanidad y las empresas comenzaron la discusión salarial, donde no hubo oferta concreta y no se avanzó en los reclamos gremiales. Para la FAPS, están ante “una situación inédita, ya que la pandemia afectó fuertemente al sector, con inusuales aumentos de costos, ingresos prácticamente congelados y una abrupta caída de la actividad”. “Si bien el Gobierno instrumentó un plan de ayuda con el programa ATP y luego con el REPRO para las empresas de salud -insistieron-, el desfase entre los costos y los ingresos es cercano al 50 por ciento en algunos sectores”.


300x250.gif
Gestoria Noemi ok.jpg