El peronismo marcha y festeja en Plaza de Mayo en respaldo al gobierno

En el Día del Militante


En horas más (15), el peronismo, como nave insignia del Frente de Todos, estará cubriendo Plaza de Mayo para festejar el Día del Militante y en claro apoyo al gobierno de Alberto Fernández. Un acto, vale recordar, programado con anterioridad a las elecciones por la CGT y distintos movimientos sociales. Claro, en el medio se materializó las elecciones generales con los consabidos resultados. Aquel aplastante triunfo que imaginaba la derecha de Juntos por el Cambio terminó no siendo tal. Tanto que la angustia y desazón cubrió y desorientó a toda la dirigencia cambiemista, al punto de cuestionar lo que el peronismo celebra, festeja desde hace 49 años: el Día del Militante. Solo que ahora, con la pandemia alejada gracias al masivo y adecuada plan nacional de vacunación, los encuentros masivos son parte de la nueva “normalidad”. Alberto Fernández será el único orador.


Bajo este marco, y a partir del oxígeno que recuperó el Frente de Todos el domingo último, otros sectores que integran el Frente de Todos se han acoplado a los festejos y movilización a Plaza de Mayo, entre ellos, figura La Campora.


Respaldar y fortalecer la figura presidencial, darle volumen a un gobierno que en esto años se vio inmerso en un “guerra desconocida” como fue enfrentar la pandemia y a una oposición despiadada, y más allá de las propias contradicciones de la alianza gobernante, lo cierto es que el Frente de Todos tiene dos años por delante que podrían ser de clara prosperidad y crecimiento social y económico. El respaldo de la CGT, el comienzo de una alianza con sectores de la burguesía productiva nacional e industriales de multinacionales, al igual que el acompañamiento de movimientos sociales, indicarían que aquello de poner al país de píe comenzaría a plasmarse de aquí en más.

Seguramente en la jornada de hoy, Alberto Fernández este dando algunas señales claras de los próximos pasos que emprenderá el gobierno. El domingo dio algunas pautas al invitar a toda la oposición a debatir y consensuar un proyecto de negociación con el FMI.


Acerca del 17 de Noviembre de 1972

Aquella jornada, y tras 18 años de exilio de quien fuera dos veces presidente constitucional de los Argentinos y derrocada por un golpe cívico-militar, Juan Domingo Perón retorna al país. Gobernaba el dictador Alejandro Lanusse con una caterva de civiles que con el paso de los años cubrieron gobiernos de derecha.


La llegada de Perón fue una nueva jornada cargada de mística, pasión y épica peronista. Comparable, salvando la distancia, al 17 de octubre de 1945. Cerca de un millón de personas, un 17 de noviembre de 1972, intentó acercarse al aeropuerto de Ezeiza para recibir al líder del Movimiento Nacional; la dictadura cercó la zona impidiendo que el pueblo llegara. Mientras tanto, Lanusse aseguraba que “a Perón no le da el cuero para volver”.


Volvió, se reencontró con el pueblo, ratificó aquel lazo de amor eterno, y nuevamente en la Argentina se encendía los motores de la esperanza. Volvió con un claro mensaje de unidad nacional: “Para un Argentino no hay nada mejor que otro Argentino”. Volvió, se instaló en su casa de la calle Gaspar Campos en Vicente López comprada por la CGT,. Se abrazó con su viejo rival, el radical Ricardo Balbín. Fue electo nuevamente presidente. Se esforzó en consolidar la unidad nacional, aun recibiendo las críticas de sectores internos que le disputaban el poder. Dejó tan fuerte legado que, aún hoy, el peronismo al que tantas veces intentaron matarlo, continúa vigente.



300x250.gif
350x320 junio.gif