El conflicto de la ANSES Munro ratifica la impronta de Alberto Fernández

La intención en desplazar a una directora pone al descubierto el rol de la conducción política y estrictas ambiciones personales

Por: Tano Armaleo.- Detrás de la disputa por la dirección de la ANSES de Munro, donde un sector del PJ-Frente de Todos de Vicente López termino generado un serio conflicto laboral y social -lo que afecta atención a la comunidad- donde no lo había, puso al descubierto la impronta del presidente Alberto Fernández. Además, y de algún modo, el conflicto remite a aquello que decía Cristina Kirchner cuando le sugería a Alberto Fernández lo de “funcionarios que no funcionas”, y “Ud. es el presidente, decida” Que una disputa por el cargo de un organismo como el ANSES, en este caso delegación Munro, tome estado público y masividad a partir de la pretensión de un dirigente como resulta ser Lorenzo Beccaría (aterrizó como director durante el gobierno del Frente de la Victoria, cumpliendo al decir de todos los sectores, un buen desempeño), moviéndose para eyectar a actual Directora, Malena Barcelona Vázquez, deja mal parada a Fernanda Raverta presidenta de la ANSES nacional. Una funcionaria que ha demostrado capacidad operativa y fina sensibilidad social al frente del organismo nacional. Sin embargo, Raverta parecería ser presa de las presiones, por un lado, de Beccaría y quienes parecieran apoyarlo por fuera del organismo, por caso el intendente Nardini, Diana Conti y la amplia mayoría del bloque de Concejales de Vicente López; a excepción de Marcelas Cortellas. Por otro lado, se ubican todos los empleados de Munro que resiste la remoción y el PJ-Frente de Todos que con el respaldo del Grupo Maipú, que nuclea a todos los partidos del frente, salió a repudiar la embestida -ampliar nota en siguiente linck: Paro en la ANSES de Munro Disquisiciones de lado, y volviendo al primer párrafo la nota, habría que preguntarse qué llevaría a Raverta a cambiar a una funcionaria recientemente nombrada sin que mediara sumario administrativo. Al decir de la peronista Cristina, Vázquez funcionaría. Así y todo, el tema central es que las decisiones políticas surgidas por las máximas conducciones de un Estado, deben estar por arriba de la legitima parcialidad de un sector del trabajo. Queda claro que una funcionaria de la jerarquía de Raverta no puede estar atada a las presiones de una directora, mucho menos de estrictas ambiciones personales que sólo busca satisfacer sueños individuales. O bien, ser “victima” de estocadas de otros sectores que aducen nunca haber sido consultados a la hora de nombrar a un funcionario en el distrito. Tal vez, habrá llegado el momento de abrir el debate, gremios incluidos, para buscar mecanismo a fin de evitar que funcionarios de seguidísima línea no sigan ingresando por la ventana. Más aun cuando la calidad de los y las empleadas de planta estatal tiene sobrada capacidad y entrega política, y administrativa. En el medio de esta discusión, que poco y nada le aporta a la población, salvo inconvenientes, cobra fuerza el rol presidencial. ¿Se imaginan, a Néstor o Cristina, o al propio Menem o Duhalde, viendo estas situaciones a través de los medio de prensa? . Ya lo decía Perón: conducción centralizada, acción descentralizada.

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por