top of page

De la “Noche de las Corbatas” a la intentona de borrar la historia

Hace 47 años, la dictadura cívico-militar se llevó la vida de abogados que bregaban por los Derechos Humanos. Actos de la Asociación Judicial Bonaeresne y evocación del Centro de Estudios "Arturo Sampay"

A 47 años de la recordada "Noche de las Corbatas”, la Asociación Judicial de Buenos Aires que conduce el peronista Hugo Russo, al igual que el Centro de Estudios Sociales y Políticos de las Realidad Argentina “Arturo Sampay”, donde reconocidos hombres del derecho lo integran, entre ellos, Germán Cárrega, José “Pepe” Armaleo, Antonio Carabio, Juan Pablo Cafiero, Alejandro Filomeno, Diego Herrera, Oscar Neyssen, pusieron sobre el escenario la violación de derechos humanos perpetrada por la dictadura cívico-militar sobre abogados que fueron víctimas de secuestro y desaparición. Situación similar padecieron familiares de los abogados secuestrados por la dictadura, aquella que el actual gobierno reivindica sin pudor y rompiendo todo pacto de convivencia democrática y violando el natural contrato social e institucional que durante 40 años se intentó mantener en pie. Esto muy a pesar de los retrocesos en materia de Derechos Humanos llevados adelante por gobiernos como los de Menen, de la Rúa, Macri y Milei.


“Hoy, a 47 años de aquel hecho que marcó nuestra historia y a nuestro pueblo, homenajeamos a aquellos abogados que lucharon por mejores condiciones para todo su pueblo”, expresa el comunicado de la Asociación Judicial recordando a las víctimas: Norberto Centeno, Salvador Manuel Arestín, Raúl Hugo Aláiz, Camilo Ricci, Carlos Bozzi y Tomás J. Fresneda, como así también a José Candeloro y su esposa Martha García, que fueron trasladados de Neuquén a Mar del Plata días antes, más precisamente el 13 de Junio del mismo año.


También secuestraron a la esposa de Fresneda, Mercedes Argañaraz, embarazada de cuatro meses, a María Esther Vázquez de García y a su esposo Néstor Enrique García Mantica, y al ex Secretario General de la Asociación Judicial Bonaerense, Dr. José Verde, y su esposa. Fueron torturados y torturadas y sólo sobrevivieron Ricci y Bozzi, Martha García -esposa de Candeloro-, José Verde y su esposa.


Además recordaron “a nuestro compañero Salvador Manuel Arestín, que fue trabajador judicial del Departamento Judicial de Mar del Plata del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, antes de comenzar el ejercicio profesional como abogado laboralista”.


"Evocar, recordar y honrar la memoria de aquellos compañeros y compañeras secuestrados, torturados y desaparecidos abona lo que el pueblo argentino mantiene como principio básico e irrenunciable, e innegociable: Nunca Más”, señalaron, por su parte, desde el Centro de Estudios “Arturo Sampay”.


Dentro del mismo orden, el viernes 5 de junio el Colegio de Abogados de San Isidro puso una placa recordando a sus cuatro matriculados desaparecidos.

Si la verdad libera y la justicia debiera abonar el camino de Memoria, Verdad, y Justicia, en este caso, cada una de esas placas colocadas a instancias del Colegio de San Isidro contribuye a generar conciencia y no dejar las cosas en los escritorios de negacionistas o burócratas que contradice el camino emprendido por la población en materia de derechos humanos.

Acerca de La Noche


Entre el 6 y el 8 de julio de 1977 once personas fueron secuestradas en Mar del Plata por el Ejército Argentino, junto con cómplices civiles. Seis de ellas todavía están desaparecidas. La mayoría de ellos eran abogados laboralistas. Los mismos secuestradores fueron quienes bautizaron el operativo como “La Noche de las Corbatas”. Los abogados tenían como objetivo común la defensa de los derechos de los trabajadores. Ninguno de ellos tenía vínculo con la lucha armada ni una militancia orgánica activa.


Lo que buscaba la dictadura era, ni más ni menos, que disciplinar a través del terrorismo de Estado, a sectores populares que se oponían. Intentaron imponer un modelo ideológico que no contemplaba, entre otras realidades, la acción sindical. Si fuera posible, prohibir, lisa y llenamente, al sindicalismo, un viejo reclamo de ciertos sectores empresariales que aún hoy continúan vigentes. Con sólo analizar la Ley de Bases no es complejo corroborar la destrucción de la acción sindical ya que es el gran garante de excesos y atropellos de patronales. Más aun cuando el Estado se corre de estas disputas con toda la intencionalidad de favorecer al más poderoso.




Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page