Cumbre PRO: todo mal, pero vamos bien

Así quedó reflejado tras la reunión en el Centro Asturiano de Vicente López que intentó mostrar armonía y buen clima a pesar de la crisis por que atraviesa el espacio


Algunos sectores la definieron como la gran “cumbre PRO”, otros prefirieron restarle estridencia, pero lo que no se pudo ocultar fue el malestar y la fuerte interna que reina en el PRO y que repercute en todo Juntos por el Cambio. Así quedó reflejado tras el encuentro mantenido , el pasado jueves, por la plana mayor del PRO en el centro Asturiano de Vicente López. Dieron el presente, Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta, Cristian Ritondo, Federico Angelini y Omar De Marchi y los senadores Laura Rodríguez Machado y Humberto Schiavoni, Diego Santilli, Néstor Grindetti y el anfitrión y uno de los principales motorizadores de la reunión, Jorge Macri. Vidal no pudo asistir por estar en cuarentena.


Si bien las partes en cuestión hicieron trascender que el motivo del encuentro fue ratificar que “vamos a trabajar muy fuertemente para acercarnos a la gente para que confíe en esta fuerza como una opción de libertad, del esfuerzo y la cultura del trabajo. El alargamiento de la cuarentana no ha sido positivo. Llegamos a la misma situación de salud a la que llegaron en otros países, aunque sin generar tanto daño económico", tal cual dijo la ex montonera Bullrich, la realidad fue otra. En medio de la fuerte puja que reina entre Macri y Larreta, la intención era mostrarse “que todos unidos triunfaremos”.


La derrota electoral y las cuestiones judiciales, sumadas al espionaje ilegal instruido por el anterior gobierno sobre opositores y tropa propia, por caso Larreta y Santilli, no hicieron más que dejar a Mauricio Macri en la banquina. Su liderazgo ya no es lo que fue. Tanto en el PRO, como dentro de Juntos por el Cambio, entienden que el ex presidente “cumplió un ciclo”, “ya fue”, “debe ser un hombre de consulta”, “no está para liderar”, son algunas de las expresiones que se escuchan en boca de dirigentes como la psicópata Elisa Carrió, Gerardo Morales, Diego Santilli, Alfredo Cornejo, Martín Losteau, e intendentes como Gustavo Posse.


Frente a este panorama, y ante el temor de que las causas judiciales sobre el anterior gobierno puedan seguir mellado la estructura de Juntos por el Cambio, el camino más natural para llegar al 2021 lo suficientemente fuertes como para poder disputar poder, el primer laso es ordenar la casa: el PRO. Un partido que es consiente que viene siendo objeto de las presiones internas y del resto de los socios: UCR y Coalición Cívica. La UCR, en particular, pretende dejar de ser aquel furgón de cola que supo ser durante el gobierno de Mauricio Macri.


A fin de evitar que el PRO pierda peso y volumen en Juntos por el Cambio, el primer paso es que cerrar filas. Sin embargo, dirigentes como Larreta, Vidal, Emilio Monzó, Rogelio Frigerio, entre otros que supieron ser parte vital de aquella usina que les permitió llegar al gobierno en el 2015, hoy entienden que “estamos en una nueva epata que requiere ampliar el horizonte político, no alcanza con lo que tenemos”, describen en el entorno de Larreta mientras su “delfina” Vidal analiza si vuelve intentar surte electoral en la provincia o regresa a la Capital.


Mientras esto sucede, un sector del radicalismo, aquel que tienen a Martín Losteau, Enrique Nosiglia, y a Gustavo Posse, entre otros, pujando por rearmar Juntos por el Cambio para dejar de lado a “los y las capitanes de la derrota”, y tejen con dirigentes como Frigerio y Emilio Monzó, el núcleo duro del PRO insiste con mostrarse activo y unido. Fue lo que se intentó exhibir en la foto difundida tras la reunión en el centro Asturiano de Vicente López.

No por casualidad, Jorge Macri a quien todos definen como un entusiasta por naturaleza y a diferencia de su primo muestra permanente voluntad de construir política, consideró que después de un año fuera del poder "Juntos por el Cambio está sólido" y que el PRO "está creciendo".

La contracara la dio un allegado a un dirigente que participó de la reunión: esto es una foto, está todo para el orto, Pato (Bullrich) todavía cree que puede seguir colgada de los pantalones de Mauricio, no se da cuenta que esta con los cortos”.