top of page

Adoquinazo para "La Sole" por obra “innecesaria y dañina”

Inquietud y reclamo de vecinos por trabajos que afectarían el patrimonio del Casco Histórico en Olivos. "Evocaciones" hacia los ex intendentes Enrique García y Jorge Macri.



Desde la Agrupación Vecinos de Vicente López la describieron como una “obra innecesaria y dañina” al referirse a los trabajos que lleva adelante el municipio en la calle Ricardo Gutiérrez entre Maipú y Winniberg, Olivos. Calle de una belleza muy particular y de alto valor cultural e histórico. Desafortunadamente, desde el municipio nunca a lo largo de la historia se ha hecho lo suficiente para ponderar, destacar y poner a la vista de la comunidad estos puntos referenciales que hacen a la cultura e historia local. La preocupación de los vecinos se basa en el temor de que el municipio destierre los adoquines para dar paso a cemento.


En el escrito, el cual fue acercado a Lo Nuestro, se describe que el pasado “20 de enero en el grupo de whatsapp de vecinos que viven en el Casco Histórico de Olivos se comunicó el rumor de que las líneas de colectivos 59 y 333 ya no realizarían su recorrido habitual por la calle Ricardo Gutiérrez. Un letrero colocado en las paradas anunciaba ese cambio de itinerario por “obras”, sin especificar de qué se trataba”.


De acuerdo con lo detallado por la agrupación Vecinal, “la Municipalidad comenzó las tareas sin la debida colocación del cartel de obra que explique de qué se trata, tiempo de ejecución, montos, etc”. Y destacaron que “tan sólo aparecían los carteles propagandísticos de siempre, pidiendo disculpas por las molestias ocasionadas para que “tengamos un Vicente López mejor”.


“Nuevamente, bajo ese pomposo título, la Municipalidad encara una obra dañina, inconsulta e innecesaria. Las agrupaciones vecinales la caracterizamos como dañina porque afectará negativamente el Casco Histórico. La remoción del antiguo adoquinado nos quita el derecho a conservar nuestro patrimonio y con él la identidad y la memoria de nuestro barrio”, reza el escrito dado a conocer.


Texto completo de las Agrupaciones Vecinales de Vicente López


El 20 de enero en el grupo de whatsapp de vecinos que viven en el Casco Histórico de Olivos se comunicó el rumor de que las líneas de colectivos 59 y 333 ya no realizarían su recorrido habitual por la calle Ricardo Gutiérrez. Un letrero colocado en las paradas anunciaba ese cambio de itinerario por “obras”, sin especificar de qué se trataba. Pronto los vecinos del lugar advertimos que la Municipalidad había comenzado tareas en la calle Ricardo Gutiérrez. Fue grande la alarma y el disgusto que nos produjo ver que se había retirado una cantidad importante de los históricos adoquines y cordones de granito, y que los mismos se hallaban descuidadamente apilados sobre la calle.


Cabe recordar que el Casco Histórico no sólo tiene esa denominación porque es el barrio más antiguo del área, sino también porque fue allí donde se gestó la creación del Partido de Vicente López en 1905, cuando los vecinos solicitaron al gobernador la autonomía respecto de San Isidro. Por señalar un solo sitio de interés, en Gutiérrez y Tucumán se ubica el edificio del Colegio Niño Jesús de Praga. Allí funcionó durante 17 años la segunda sede de la Municipalidad, por lo tanto, constituye el patrimonio municipal más antiguo del Partido que, afortunadamente, se halla en pie y en funcionamiento.


Como acostumbra hacer, la Municipalidad comenzó las tareas sin la debida colocación del cartel de obra que explique de qué se trata, tiempo de ejecución, montos, etc. Tan sólo aparecían los carteles propagandísticos de siempre, pidiendo disculpas por las molestias ocasionadas para que “tengamos un Vicente López mejor”.


La intervención consiste en retirar los cordones de granito y una franja de adoquines de ambos laterales de la calle para realizar, en su lugar, cordones-cuneta de hormigón. En el pliego de la licitación correspondiente -dicho sea de paso, nos costará 308 millones- la obra es definida como “puesta en valor”. Nuevamente, bajo ese pomposo título la Municipalidad encara una obra dañina, inconsulta e innecesaria.


Las agrupaciones vecinales la caracterizamos como dañina porque afectará negativamente el Casco Histórico.


La remoción del antiguo adoquinado nos quita el derecho a conservar nuestro patrimonio y con él la identidad y la memoria de nuestro barrio. Además, esos cordones-cunetas impactarán visualmente sobre el conjunto de manera negativa.


La obra es inconsulta y nos enteramos de ella cuando los hechos ya están en parte consumados. No tenemos noticia de que se haya consultado a la Comisión de Patrimonio o a las diferentes asociaciones que estudian y trabajan sobre la historia del Municipio o al recientemente inaugurado Museo Histórico de Vicente López. La obra, además, es innecesaria. En primer lugar, el adoquinado de los laterales de la calle Ricardo Gutiérrez se encuentra en perfecto estado. Los obreros dicen haber recibido la información de que el cordón-cuneta se realiza para que las aguas pluviales corran con mayor fluidez. Jamás hemos visto saturadas la calle Ricardo Gutiérrez pues presenta pendiente hacia el este. Otros dijeron que el objetivo de dichas cunetas era evitar el daño producido por el paso de los colectivos, pero éstos circulan por el centro de la calzada y, a lo sumo, se podría haber colocado hormigón en los dos únicos sectores de Paradas existentes en el tramo a intervenir. Para una mayor protección del Casco Histórico, en cambio, sería necesario poder conocer el inventario de bienes patrimoniales cuyo acceso reiteradamente nos ha sido negado a los vecinos; la realización de un inventario del arbolado que, como en otras partes del partido, ha sufrido talas injustificadas, podas criminales y la presencia eterna de tocones o espacios ocupados otrora por árboles que no son reemplazados.


El Casco Histórico necesita mayor limpieza y también controles y solución de la desagradable contaminación visual producida por el cableado de telefonía, internet, etc. extendido sin un mínimo respeto por el paisaje urbano. Las agrupaciones vecinales estamos pidiendo que la Municipalidad, de forma inmediata, detenga las obras referidas.


Las dos cuadras que ya han sido intervenidas, posiblemente no puedan volver a su estado original, pero exigimos que los adoquines y los cordones de granito que han sido removidos sean protegidos y custodiados de manera comprobable y sostenida en el tiempo en una dependencia municipal. Amerita esta medida el valor histórico que poseen y la posibilidad de ser utilizados a futuro para reparar otros sectores del adoquinado de Vicente López. No querríamos hallar los adoquines arrojados en la costa u otro sitio, ni que se haga negocio con ellos. Los vecinos y las agrupaciones vecinales estamos movilizados para que dicha solicitud se cumpla. Estamos cansados de que el Gobierno Municipal tome decisiones sobre nuestros bienes comunes -como es el caso del Casco Histórico que hoy nos aqueja-, sin consultar a los vecinos ni a los expertos en materia de patrimonio histórico.


Recordemos que, lamentablemente, esta área fue perdiendo su patrimonio histórico e identidad desde hace 50 años, a partir de la construcción de nuevos edificios en altura que ocuparon el lugar de edificaciones que constituían dicho patrimonio. Además de permitir acciones indebidas en el área, la misma Municipalidad realizó (o lo intentó) intervenciones de impacto negativo. Por ej. el intendente García decidió, de manera inconsulta, asfaltar otro de sus sectores: la calle Alberdi entre Av. Maipú y Wineberg (a partir de la cual los vecinos lograron frenar la obra).


Cabe señalar que el asfalto se colocó sobre el empedrado, que no fue removido, por lo cual cabe aún la posibilidad de que a futuro se quite el asfalto y el adoquinado histórico recupere su antiguo esplendor. Fue también en la gestión de García cuando se tiró abajo la primera sede municipal ubicada en Ricardo Gutiérrez 1221. En la década del 90 dicho Intendente hizo retirar las originarias farolas de esa calle y se perdió el registro de su destino. También en ese período la Municipalidad permitió la demolición del edificio original situado en la esquina en Salta y Gutiérrez, donde funcionó el primer centro asistencial de Olivos, denominado “Sala de Primeros Auxilios 9 de Julio de 1917”, y que fue la tercera sala de emergencias del Partido. En este mismo Casco Histórico, el Gobierno Municipal le cedió un tramo de la calle Wineberg, desde donde corta a Gutiérrez hacia CABA, a un emprendimiento privado y se transformó en cocheras de un edificio. Con ello la Municipalidad le quitó a la zona la continuidad de la calle Wineberg con su otro tramo más allá de la vía. Durante la intendencia de Jorge Macri se intentó hacer una bicisenda de asfalto alrededor de la Plaza Vicente López y Planes, proyecto que fue rechazado por los vecinos al momento de intentar empezar las obras sin informar ni consultarlos. También se levantaron los adoquines frente el Cine-Teatro York para ampliar la vereda y, ante la protesta de los vecinos en su afán de que se preservaran, fueron colocados en la cortada de Catamarca y el Tren de la Costa. La gestión Macri permitió que se demoliera una antigua casa de estilo ecléctico con predominio de elementos del neogótico inglés, frente a la plaza en la calle Wineberg, que perteneció a los Arnold, una destacada familia del tenis argentino socia del Olivos Tenis, uno de cuyos integrantes, Lucas Arnold, representó al país en la copa Davis. Cuando los vecinos supimos que se permitiría su demolición, nos dirigimos a una funcionaria para solicitar que se cambiara esa decisión y se la preservara pues la casa tenía valor patrimonial (de hecho, aparece con el número OE 044 en el Inventario Integral del Patrimonio Arquitectónico Urbanístico Ambiental de Vicente López realizado por realizado por el Centro Internacional para la Protección del Patrimonio en Olivos-La Lucila, 2001). La funcionaria adujo que ese inmueble no tenía valor pues poseía un “estilo pasado de moda”. La casa se demolió y en su predio se construyó una de estilo moderno/futurista que desarmoniza con el entorno, en escala y tipología, y que, extrañamente, nunca fue habitada. Durante la intendencia de Jorge Macri también se realizaron pasajes peatonales de asfalto con círculos blancos en las esquinas que rompen la armonía de la calle. Duraron poco tiempo en buen estado e incluso, en muchos sectores, ni siquiera coinciden con las rampas.


Hace unos pocos años en la vereda de la Municipalidad se colocó, en el lugar de los canteros de los árboles, un solado formado por un aglomerado de piedritas, supuestamente una “intervención artística”, que al poco tiempo se deterioró (quedaron todas las piedras sueltas) y estos días ha sido removido. Este tipo de solado contaba con antecedentes negativos, por lo cual la Municipalidad estaba advertida de que era una mala elección para un lugar tan transitado.


Es una pena que el Gobierno Municipal no aprenda de sus errores y gaste inadecuadamente los fondos públicos. Por eso decimos: ¡El Casco Histórico se preserva, NO se transforma! Allí se encuentran los orígenes de nuestro municipio. El PATRIMONIO tangible e intangible y la identidad del CASCO HISTÓRICO son invaluables y, quienes elegimos este barrio para vivir, exigimos su preservación y nos comprometemos en su defensa. La intendenta Soledad Martínez ya no es intendenta interina. Ahora cuenta con los votos de numerosos vecinos y vecinas. Tiene la oportunidad de comenzar a frenar la destrucción del patrimonio histórico y de la identidad y la memoria del lugar. Lo sucedido no fue un buen comienzoopez.gov.ar.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page