Funcionario macrista de los dos lados del mostrador

Se trata de Guillermo Romero, ex secretario de Hacienda, luego desplazado por denuncias de corrupción acontecida en los años 90 donde el Grupo Macri aparecía involucrado. Hoy, es asesor y proveedor municipal tal cual denuncia la oposición

Foto archivo

Por. Tano Armaleo.-Producto de lo que algunos consideran manejo muy “personalista” y “extremadamente condescendiente con el macrismo” por parte del presidente del Bloque del PJ-Frente de Todos de Vicente López, Fabián Ruíz, la sesión donde se trató la Rendición de Cuentas del 2019 dejó a concejales de la oposición, tal cual señalábamos en su momento (ver nota completa en link: Rendición de Cuentas aprobada con denuncias), con el sabor amargo de no poder hablar más de 10 minutos. Y sobre todo, no contar con tiempo suficiente para “denunciar y revelar muchos hechos que hemos registrado luego de hurgar las cuentas municipales”, tal cual señalara oportunamente la concejal y dirigente sindical Marcela Cortiella. Así fue como su par Joaquín Noya se quedó con las ganas de denunciar -hizo una tenue mención durante le sesión- “que asesores y funcionarios municipales figuran como proveedores de la municipalidad por cientos de miles de pesos”.

Esta suerte de cepo consensuado entre el peronista Ruíz -hombre que responde a Lorenzo Beccaria -y el bloque de Juntos por el Cambio, no hizo más que desnaturalizar un ámbito en que el debate es la esencia misma de la democracia y del espíritu que debe regir un ámbito como resulta ser un Concejo Deliberante. No son pocas las especulaciones que dan cuenta que la muy buena relación entre Jorge Macri y Lorenzo Beccaria logró que la actual oposición se encuentre bajo una suerte de corset o bozal.

“Nos sorprende que funcionarios municipales figuren como proveedores de la Municipalidad por cientos de miles de pesos. De la misma forma, nos preguntamos ¿Por qué el ex vicepresidente del Grupo Bapro, Guillermo Romero, cobró en 2019 un millón de pesos cómo asesor del municipio?”, dijo Noya a modo de revelar una matriz utilizada por la administración Macri a lo largo de los años. Si bien durante la sesión no pudo (Noya) aportar documentación respaldatoria de su denuncias por “cuestiones de tiempo”, confió a Lo Nuestro que tiene todo guardado en archivo y que en días más las haría pública.

Cabe mencionar que Guillermo Romero al momento en que Jorge Macri llega a la intendencia (2011), fue designado secretario de hacienda. Romero era hombre del más íntimo riñón del Grupo Macri, contador. Tanto que apareció involucrado es una serie de denuncias judiciales, caso Skanska, en que el Grupo Macri tuvo actos vinculados con corrupción administrativa, donde el Estado y el sector privado mantenían vínculos turbios. Años en que gobernaba Carlos Menem. A medida que la investigación fue avanzando, Romero aparecía más comprometido con toda la roña denunciada. Desplazado del municipio, recaló, siempre de la mano del macrismo, en el Grupo Bapro. El puesto fue aceptado por la gobernadora Vidal. Finalmente la justicia lo libera de responsabilidad. El resto, es la historia que hoy pone sobre la mesa el bloque del FdT.

Bastaría recorrer cada una de las Rendiciones para descubrir que en reiteradas oportunidades se denunciaron hechos de similares característica. El entonces concejal Rubén Volpi, fue uno de los que se animó sin dobleces y bozal, a poner sobre tablas estas cuestiones. Postura similar tuvo, en años anteriores, la concejal Malena Cholakía de La Campora.

Por otra parte, Noya que actuó como miembro informante mencionó que “no figura en el informe en qué se invirtieron 316 millones de pesos presupuestados para la Secretaría de Desarrollo Social. Y el ejecutivo municipal no explica tampoco por qué no se invirtieron en 2019 unos 332 millones de pesos presupuestados para áreas claves como Seguridad, Educación, Obras Públicas y Cultura”.