Dolor por la muerte la enfermera Cristina Lorenzo; y los boludos siguen tirando de la piola

Se desempeñaba en el Hospital Municipal de San Isidro, falleció a causa del COVID. Estaba por jubilarse

Si cualquier muerte causa dolor, congoja, mucho más cuando estas son cercanas. Tal lo que sucedió con la muerte de Cristina Lorenzo, enfermera del Hospital Municipal “Melchor Posse” de San Isidro. Estuvo durante 30 años, y hasta el último día y su humanidad se permitió atendiendo pacientes, muchos de ellos afectados por COVID. Cristina también fue alcanzada por el letal virus. Estaba tramitando la jubilación, vaya destino. Pensar que aún hay hijos de putas y mal paridas que alientan, desde las pantallas televisivas, que esto del aislamiento es una pelotudes, o "me chupa un huevo lo que digan los epidemiólogos", "nadie me va a prohibir juntarme y abrazarme con mi familia", son algunas de las tantas frases que destilan.

Notificado del fallecimiento, el intendente Gustavo Posse mediante redes sociales dijo: “La despedimos con todo el afecto” escribió el jefe comunal. El texto lo acompaño con la foto de Cristina

Por su parte, el Sindicato de Trabajadores Municipales de San Isidro envió su pesar a la familia por el fallecimiento y su acompañamiento a “los compañeros del cuarto piso del ala norte del Hospital Central y todo el personal de la salud pública municipal ante su ausencia”. El mencionado comunicado, firmado por Omar Arce Secretario Gral. del Sindicato de los Municipales y Gustavo Seva Secretario Gral. de Estadísticas y Capacitación de la Federación Municipal de Buenos Aires, realza la figura de “la compañera Cristina” que durante 30 años de servicio deja un trayectoria profesional inmaculada.

300x250.gif
350x320 junio.gif