Grieta y odio,peligroso combo Cambiemos


La cara más grosera la expresa la psicópta Elisa Carrió y el silencio cómplice del gobierno

Por: Tanto Amaleo.-Decir que la grieta cultural, política y social es una suerte de impronta reciente, es no conocer la historia de la humanidad. Sería tedioso, y extenso, recurrir a los miles de años desde que el “homo sapiens” comienza a dar los primeros pasos hasta llegar a la actualidad. La historia misma de la humanidad se construyó con grieta mediante. Una grieta que genera debates, disputas, pasiones y encontronazos. También soluciones y grandes avances. La humanidad fue evolucionando y encontrando sistemas de participación democrática mediante la cual fue aprendiendo a convivir con la grieta. El problema es cuando la grieta es alimentada por el odio que desciende de un gobierno. El odio es hermano de la intolerancia. Por eso preocupa y alarma que quien debiera evitar el odio, muy por el contrario, es parte activa del mismo. Es lo que se observa en el “nuevo mundo”, el que viene de la mano de un esquema político que tiene al neoliberalismo -especulación y timba financiera para ser claro-, como modelo a seguir. En nuestros pagos, Cambiemos es quien mejor lo representa. Se podrá coincidir que la cara más grosera del odio e intolerancia, se expresa a través de la psicópata Elisa Carrió. El silencio del resto del “mejor equipo de los últimos 50 años”, no hace más que ratificar la connivencia de una peligrosa apuesta política.

El odio crucificó a Cristo. El odio menospreció la cultura y religión musulmana. El odio mató a millones de judíos, y armenios. El odio colgó a fascista como Mussolini y a su mujer, en la plaza de Milán. Colgó a Sadan Hussein. El odio aterra con bombas en medio oriente y en amplias partes del mundo. El odio discrimina, censura, castiga. El odio mete presos sin razones jurídicas para que la injusticia impere. El odio reniega de la ley; la intenta cooptar. El odio mató a Manuel Dorrego, envió a San Martín al exilio, al igual que a Juan Manuel de Rosas. Derrotó a Juan Domingo Perón. Profano el cadáver de Evita, mutiló las manos de Perón. Acuso de “tortuga” al Umberto Illia para así derrocarlo. Acuso de corrupto a Raúl Alfonsín.

La “novedad” es que, desde hace poco más de una décadas, lo medios de comunicación son parte activa del odio como método disciplinador. Son la mano ejecutora a la hora de “concientizar a la población” a fin de imponer modelos. A esto se le suma toda la basura informativa que destilan mediante redes sociales. Millones de pesos pertenecientes al Estado nacional son destinados -vía publicidad-para alimentar campañas de odio. Además, la “inversión publicitaria” cuenta con un ejército de “troles” que operan desde Casa de Gobierno. Todo bajo la supervisión de Marcos Peña y el publicista Durán Barba. Tema ampliamente denunciado por la oposición y medios como Perfil, El destape, y Página 12, por caso.

Cambiemos, además de profundizar la grieta, introduce el condimento más peligroso: odio. Bastaría recorrer un poco el espinel para corroborar lo dicho. Así como desprecian y odia al militante político opositor a quienes definen como “grasa militante”, también desprecia al trabajador estatal. Odian la actividad sindical. Odian la historia al punto de suprimirla, por ejemplo, de las monedas. Odian a quienes reivindican lo popular. Odia al pobre al que consideran que están así porque no supieron crecer, no hicieron méritos. Odian tanto que se arrodillan fácilmente al Dios dinero mientras el pueblo padece penurias. Odian, odian, odian.

Lo que arruina no es la grieta, es el odio. Que no haya puentes para aquellos que quieran cruzarla. Y cuando hubo gobiernos que se esforzaron para tenderlos, el odio los derrotaba. Ahora, se los desprestigia vía medios de comunicación en alianza con amplios sectores del Poder Judicial

Por esos, el camino emprendido por mujeres como Madres de Plaza de Mayo, por ejemplo, demuestra que sin odio ni sed de venganza, existe otro camino. El del amor, el de la tolerancia, el de la verdad, y justicia. Lo peor que nos puede suceder como sociedad, es ser desmemoriados. O actuar de la misma manera que los profetas del odio.


ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg
Sigue "LO NUESTRO"
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

Categorías

Monteverde 3297 | Olivos | Vicente López | 4794-6638

Presentado por