Volvió la hora, volvió a funcionar el reloj de la estación Tigre

Luego de 10 años de abandono, Trenes Argentinos lo puso en funcionamiento


Finalmente, y luego de más de 10 años sin funcionar, Trenes Argentinos puso en funcionamiento el icónico reloj de la torre de la Estación Tigre, línea Mitre. Un trabajo que requirió un aporte tecnológico relevante; y lógicamente, su correlato a nivel inversión. Es un reloj de cuatro caras emplazado que por sus propias características y ubicación actúa como una suerte de faro del tiempo


La restauración, según consignara Iván Kildoff, gerente de la línea Mitre, “conservó todos los elementos históricos desde el aspecto estético y visual”, pero renovando toda la tecnología de funcionamiento para garantizar su precisión y durabilidad.


La nueva unidad de control del reloj funciona con sistema de pulso a minuto, cuenta un con sistema de posicionamiento de agujas mediante GPS, de forma tal que el reloj cada 20 segundos chequeará la hora de las agujas del reloj con la hora oficial de manera satelital, sincronizando de acuerdo a la misma.


La iluminación y la sonería del reloj también fueron mejoradas, respetando la imagen y sonido original pero con tecnología de última generación.


Todo este trabajo se suma a la remodelación y restauración de la Estación Tigre, que Trenes Argentinos finalizó hace apenas un par de meses.


En la estación se cambiaron por completo los pisos en el hall, los sistemas de iluminación interior y exterior, la pintura interior y exterior, y también en techos sobre andenes y demarcaciones de plataformas. Se reemplazaron los canalizadores en zona de molinetes, para mejorar la circulación de pasajeros.


Los accesos mejoraron notablemente con la implementación de un moderno sistema de puertas automáticas, sustitución de vidrios en aberturas y cambio de piezas de carpintería metálica dañadas por el uso.


En las paredes se colocaron nuevos revestimientos de maderas autóctonas de Delta del Paraná, con el propósito de incorporar elementos que le otorguen identidad acorde al ambiente natural propio de la Isla, capital simbólico del lugar.