top of page

Un presidente bruto, limitado, ignorante, intolerante y agresivo

Argentina asiste a una degradación social e institucional como nunca antes se haya visto.

Por: Miguel "Tano" Armaleo.- Las últimas noticias provenientes de Misiones remiten, en gran medida, a la Argentina del 2001. El de un país incendiado producto de la crisis de un gobierno (el del radical Fernando de La Rúa) que no supo y no pudo conducir los destinos del país. En Misiones, donde la ultraderecha (LLA) logró un amplio triunfo electoral en el 2023, desde hace meses la comunidad educativa  se encuentra movilizada y de paro en estos momentos. También presenta, Misiones, a policías acuartelados y una importante porción de la población inmersa en la pobreza. Pobreza que se ve potenciada por el modelo ideológico imperante en estos momentos. Paralelamente, el presidente Javier Milei volvió a mostrar su verdadera personalidad: intolerante, autoritario y agresivo. Esta patología, que presenta su psiquis, quedó nuevamente expuesta, en este caso, en España. Atacó al gobierno de Pedro Sánchez y a su mujer. De este modo, continúa, el primer mandatario, sumando conflictos internaciones. Es decir, aislando a la república Argentina del contexto internacional de las naciones.

 

Mientras esto sucede y la producción nacional se cae en picada -la capacidad instalada descendió del 70% al 54 % en cinco meses del gobierno de Milei- y el desempleo comienza a escalar, quienes de verdad manejan el poder, un grupo de empresarios nacionales e internacionales que sostienen a “El Loco” y le ordenan la agenda oficial, intuyen que el primer mandatario no termina de comprender cuál es su rol dentro de esta alquimia del poder.


Fue el propio empresario Eduardo Eurnekián quien, día atrás, dijo socarronamente ante la prensa: “que se ponga (Milei) las bolas y gobierne”. No es el único empresario del pequeño círculo que tutela al presidente que se muestra molesto. No le preocupa la incontinencia verbal, las agresiones que destila a diestra y siniestra. A estos empresarios les inquieta saber que ese fárrago de leyes que le armaron vía Ley de Bases, por la propia intolerancia presidencial, no termina de ser sancionada como ellos pretenden.

 

Menos inquietas se encuentran millones de personas que celebran y festejan como verdaderos zombis dominados por un falso profeta, las bravuconadas y agresiones del presidente. Un presidente que invita a no pagar impuestos, a fugar divisas, que considera al Estado como una asociación ilícita, que tilda a jubilados de viejos meados y desprecia a gente con capacidades especiales. Un presidente que no tiene empacho en denostar e insultar a diputados (todos los que no son de su espacio político) tratándolos de ratas y coimeros. Además, agrede al ex presidente Raúl Alfonsín frente a un radicalismo que mira para el costado.

 

Un presidente limitado, bruto e ignorante que no logra articular pensamiento crítico más allá de un par de conceptos macroeconómicos. En su pensamiento no existe la cultura, el desarrollo industrial, la generación de empleo, la ciencia, la tecnología, la justicia social, por caso. Mucho menos convivir en un marco de tolerancia, respeto en la diversidad y ser portador de diálogos con aquellos que no comulgan con su postura. Si la política es una gran herramienta para conciliar intereses, resolver contradicciones sociales y puja distributiva, y también procurar consensos, Milei y su hermana Karina, “El Jefe”, son las antípodas de estos parámetros. Reinstalaron la teoría amigo-enemigo. Inventan, Karina y el presidente, falsos relatos y crean fantasías hablando de comunismo, de una Argentina socialista que sólo ellos ven. Sus votantes aplauden. También consienten este desaforado y peligroso marco, dirigentes radicales y del PRO, y del bloque de Hacemos Coalición Federal.

 

El país asiste a un proceso de degradación institucional como nunca antes se había visto. Que una buena porción de la sociedad acepte que pagar impuestos es un robo, o que fugar divisas es de héroe, o bien naturalice la agresión y violencia sobre el que piensa distinto, marca degradación cultural. Karina y el presidente degradan valores humanos esenciales e institucionales no sólo ante la pasividad social. El corrupto Poder Judicial es cómplice por error u omisión.

 

El final es impredecible. Sin embargo, millones de votantes aplauden y toleran todo como quien venera a un falso profeta que se cree portador de un mensaje bíblico. El individualismo, la sumisión, la falta de pensamiento crítico, el creerse libres porque se tiene aprobación en redes sociales donde no hay red de contención y todo vale, pone en jaque a la democracia. Y, peor aún, a millones de personas que aplauden mientras destruyen su presente.

 

Es evidente que “La Política” está en falta. No termina (la política) por garantizar adecuados marcos de bienestar y equidad social. Se mira al ombligo, cuida la quinta partidaria. Temen, por lo visto, recuperar banderas históricas para adecuarlas a un mundo dominado por redes sociales y la Inteligencia Artificial. Una patria Justa, Libre y Soberana sigue siendo una asignatura pendiente, posible y factible por cierto.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page