top of page

Un gobierno loteado a las grandes corporaciones

Ministros y Funcionarios que responden a grandes grupos económicos, nacionales e internacionales



Con sólo ver quiénes ocupan los Ministerios y de dónde provienen los  principales funcionarios del gobierno nacional, no es complejo deducir que el Poder Ejecutivo fue loteado, entregado a una nueva y vieja casta de fracasados y con funcionarios que responden a grandes grupos económicos. En ese armado de urgencia que tuvo que concretar Milei y su hermana Karina -cercano al rejunte de voluntades-, junto a Nicolás Posse, jefe de Gabinete de su máxima confianza, y a Guillermo Francos, Ministro del Interior, cada nombre, cada apellido que regirá los intereses del país tiene anclaje con grandes grupos económicos. Nacionales e internacionales.

 

Pruebas al canto

 

Quien oficiará de Jefe de Gabinete, Nicolás Posse, viene de ser un alto directivo del grupo Eurnekian. Empresa nacional que tiene bajo sus alas a más de 37 mil empleados. “Alguno fallado nos tenía que salir”, aseguró el presidente del conglomerado empresarial, Eduardo Eurnekian, que controla  todos los aeropuertos del país y varios más de las principales ciudades del mundo, en referencia al presidente de la república. Además, el grupo empresarial, construido a partir de una pequeña textil, se hace presente en no pocas obras públicas de envergadura. Otro que desembarca de la mano del empresario es Guillermo Francos. De larga militancia política (desde los 90 se inició con Cavallo y terminó con Daniel Scioli y el gobierno de Alberto Fernández), Francos fue jefe de Milei en el grupo que controla la familia Eurnekian.

 

Quien, de algún modo, también reporta a la misma terminal empresarial es el Ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona. Si bien tiene títulos ganados en el ámbito judicial, el abogado fue representante legal del grupo Eurnekian. Todo tiene que ver con todo.

 

El historial del Ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, es conocido. Conocido por “no saber nada de economía y rifar la guita del Banco Central”, como acusó Milei a quien fuera Ministro de Juntos por el Cambio tras contraer la “ruinosa” deuda con el FMI”. Caputo representa el capital financiero especulativo, el de los bancos, el de fondos de inversiones internacionales, la contracara de un modelo productivo e industrialista. Caputo, y a quien él representa, se llevó una parte del lote. Nada distinto a lo que hizo en tiempos en que Macri llevó al Messi de las finanzas al gobierno. Caputo, además, es sobrino de Niki, el íntimo amigo de Mauricio Macri y sobrino de Pía, la misma que aparece involucrada en el intento de asesinato a Cristina Fernández. Es el ministro que trae bajo el brazo tarizafos similares a los aplicados durante el gobierno de Juntos.

 

Diana Mondino, la flamante canciller, es economista que responde a la ultraliberal  fundación Mediterránea. La misma que en los 90 impuso a Domingo Cavallo como ministro de economía de Carlos Menem. Empresas como Techint -investigada por evasión y elusión impositiva en los EE.UU e Italia-, la que acaba de realizar el gasoducto Néstor Kirchner, Arcor, la aceitera Deheza,  por citar tan sólo un par de “PyMes”, financian a la fundación Mediterránea. Y, como se observa, colocan a su gente en el circuito político. Mondino considera la inversión del gasoducto como un gasto innecesario.

 

En la misma sintonía se ubica el Ministro Guillermo Ferraro. Tendrá bajo su órbita tres áreas claves: Transporte, Obras Públicas y Comunicaciones. Si bien tuvo un pasado destacado, por lo menos para él, en la presidencia del CEAMSE durante la gobernación de Antonio Cafiero, luego pasó al sector privado a una consultora y calificadora de riesgo multinacional. En este ámbito, sus títulos universitarios y dotes de hábil articulador empresarial lo terminaron llevando al ministerio. Ferraro, en esto de saber a qué intereses defiende, vale citar lo que dijo: "Ni yo ni nadie que pagamos impuestos usamos ese gasoducto", manifestó hace unos días, sin tener en cuenta el ahorro de más de 4 mil millones de dólares anuales que generaría por sustitución de importaciones el Néstor Kirchner, además de garantizar gas en provincias que hoy no tienen. Se priorizan las exportaciones.

 

El otro lote entregado a las grandes corporaciones es YPF. La estratégica empresa nacional, que viene recuperando rentabilidad, utilidades y abriendo nuevos horizontes energéticos, fue loteada al grupo Techint. Marín viene de ser el CEO del grupo Tecpetrol perteneciente al grupo Techint. No sólo las riquezas que alberga Vaca Muerta están en juego, lo valioso de YPF es el potencial que tiene y el mapeo secreto de cada una de las cuencas existentes en el país.

 

Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad, y su influencia para llevar al radical Luis Petri a Defensa, ratifica aquello que tanto se le criticó: ligazón con la industria armamentística internacional.

 

En tanto, al frente de la AFIP fue designada la abogada tributarista Florencia Misrahi. Una  dirigente empresarial con largo recorrido internacional en empresas multinacionales. Hasta antes de ser nombrada en la AFIP, la responsable de que todo el mundo pague sus impuestos, que al decir de Milei cobrarlos “es un robo”, dicho esto del anarcocapitalismo, fue CEO de CARGILL, una de las empresas agroexportadoras  más grandes del mundo.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page