Tigre: S.O.S para Julia

Diversas organizaciones comunitarias y vecinos dicen: “preservemos Villa Julia”. Una histórica casa con fuerte valor cultural y arquitectónico. Si bien existen Ordenanzas que preservan este tipo de edificios, rumores de demolición alientan las especulaciones.

La casa en cuestión fue construida en 1908 por el Ingeniero Carlos Maschwitz a la vera del Río Luján. La imponente residencia está ubicada en Av. Victorica y esquina Maschwitz. El primer paso que dio el ingeniero fue adquirir un terreno para construir una casa de veraneo en tierras casi despobladas, una región aún muy lejana de las luces porteñas. En un lugar rebosante de belleza natural, se erigió una casa que hoy es un” legado de la memoria y el esplendor no solo de Tigre, sino de toda la Argentina”, confían Soledad Estigarribia y Daniel Morales quienes, antes rumores de posible venta y posterior demolición, ponen el alerta y llaman a la reflexión.

Desde la intimidad de los despachos del intendente Zamora, aseguran que "es imposible su demolición, hay Ordenanzas muy claras al respecto que lo impide".


La historia recuerda que el comprador de esas tierras se llamaba Carlos Maschwitz, ingeniero de renombre, con una vertiginosa carrera tanto pública como privada, llegando a ser Ministro de Obras Públicas de la Nación en 1907. Maschwitz, además de su carrera política, tomó parte en la construcción de importantes obras de infraestructura para nuestra Nación, como el puerto de La Plata, y tuvo un papel preponderante en el desarrollo de la incipiente red ferroviaria argentina, siendo ingeniero inspector de la empresa constructora del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, también conocido como “BAP”, que más tarde pasaría a llamarse Ferrocarril General San Martín. Trabajó en las obras destinadas a dotar de aguas corrientes a la Ciudad de Buenos Aires, y sería también designado presidente de la oficina de Ingenieros del Estado de la Provincia de Buenos Aires, y Presidente del Centro Argentino de Ingenieros. Como Ministro, fue un gran impulsor de la red ferroviaria argentina, que registraba a principios del siglo XX una expansión sin precedentes.


La hermosa casa de verano de estilo pintoresquista no pudo ser habitada por su primer dueño, ya que Maschwitz fallecería en un trágico accidente de tránsito en camino desde Biarritz a Burdeos, durante un viaje de descanso en 1910.


La casa fue terminada en un primer tramo en 1914, los materiales fueron traídos de Europa, picaportes de bronce, pisos de roble de Eslavonia, ventanas de vitro y un sinfín de bellezas que transformaron el terreno sobre las costas del Río Luján en una de las casas más bellas de la región. La casa puede verse con su fachada intacta, tal y como está ahora, en uno de los archivos audiovisuales más antiguos de nuestro país, el 9 de agosto de 1915, documentando la construcción de un puente con barcazas sobre el Río Luján.


Con pocos dueños a lo largo de la historia, el domicilio fue cambiando su destino original de casa de veraneo, transformándose desde un hogar familiar a un bello hotel.


“Los vecinos de Tigre, consideramos que este inmueble ubicado en Av. Victorica y esquina Maschwitz, es un edificio histórico de la ciudad, que merece una declaración de protección, preservación y salvaguarda por parte del Honorable Concejo Deliberante de Tigre, ya que es un componente fundamental del patrimonio cultural, histórico, arquitectónico y urbanístico de nuestra ciudad. También representa el legado de uno de los grandes hombres de nuestra Nación, cuyo legado y memoria debemos preservar para las generaciones futuras”.

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg

Categorías

300x250.gif