top of page

Tigre, a pesar del dictador en la calle, no pierde el camino de Memoria, Verdad y Justicia

Junto a Nación y Provincia, el Municipio señalizó la esquina de Solís y Newton a 50 años de la toma de Astarsa


Al cumplirse 50 años de una rica y épica lucha sindical como fue la toma por parte de los trabajadores de los astilleros Astarsa de Tigre, donde la dictadura cívico-militar asesinó a varios de empleados, el gobierno nacional y provincia, junto al municipio de Tigre señalizaron la esquina de las calles Solís y Newton, Tigre Centro. Una señalización, la que realiza el municipio junto a organismo de Derechos Humanos, que se repite en varias calles del distrito con la clara intención de continuar generando conciencia entorno al camino de Memoria, Verdad, y Justicia. Más aún en un Tigre en que, el fallecido intendente Ricardo Ubieto quien fuera parte activa de la dictadura, hoy tiene una calle que lo recuerda. Si esto es contradictorio y repudiable, peor es el caso de San Isidro donde dos reconocidos asesinos, el Gral. Pedo Aramburu y el almirante Lonard,i tienen calles en su memoria.


Durante el acto, se destacó que el evento decretó al ex astillero como sitio de memoria del terrorismo de Estado.

La actividad fue impulsada por la Dirección Nacional de Sitios y Espacios de Memoria, contó con la presencia de familiares de las víctimas, ex obreros, la Comisión de Memoria de Zona Norte y otros organismos afines.


Al respecto, el intendente Julio Zamora dijo: “Un emotivo acto de colocación de una señalización que indica los 50 años de la toma de Astarsa por parte de los trabajadores, producto de una lucha por la reivindicación de las condiciones de seguridad e higiene. A partir de ese momento, comenzaron muchas acciones del poder tendientes a la desaparición de muchos trabajadores que se recuerdan el día de hoy. Acompañando a la Comisión de la Memoria de Zona Norte, de alguna manera siempre presente con el reclamo de Memoria, Verdad y Justicia para mantener viva esa historia”.


El encuentro inició con un monólogo de Alejandro Saenz del espacio artístico “En Breve” y el posterior descubrimiento de una placa, ambas acciones alusivas al homenaje. Luego, el representante de la Comisión de Derechos Humanos de Zona Norte, Hugo Hidalgo; la familiar de un obrero desaparecido, Paula Martínez; el ex trabajador Juan Sosa; el subsecretario de Derechos Humanos de Provincia de Buenos Aires, Matías Moreno y la directora nacional de Sitios y Espacios de Memoria, Lorena Battistiol, dedicaron palabras en referencia a la fecha. Por último, en su discurso, el intendente Julio Zamora, destacó el trabajo de las organizaciones sociales para mantener viva la memoria y además llamó a "no clausurar el pasado".


A su turno, el ex trabajador del astillero Astarsa, Juan Sosa, expresó: “Esperábamos justamente que se hiciera de una manera visual el homenaje a los compañeros que tomamos el astillero hace 50 años. Justamente por aquí pasarán los jóvenes, nuevos trabajadores y es importante que ellos sepan lo que sucedió en aquellos años. Reconozco y agradezco a todos estos organismos intervinientes para que suceda esto, que no se pierda esta historia, pero como decía el intendente, hay que tener el pasado presente para pensar en un futuro mejor”.


El acto culminó con la presentación de la artista Adriana Barcia, que entonó junto a los presentes tres obras en homenaje a las víctimas de la última dictadura cívico militar. Al finalizar, se procedió a la colocación de las “Baldosas por la Memoria”, que cuentan con el nombre de los detenidos-desaparecidos que trabajaban en la fábrica.


Astilleros Astarsa era una empresa naviera, ferroviaria y de industria pesada, donde trabajaban 1.500 empleados y que ocupaba un predio de 44 hectáreas sobre el Río Luján. La comisión gremial interna en 1973 tomó las instalaciones como consecuencia de un accidente fatal, que lo convirtió en un hecho referente para la historia del sindicalismo. Durante el último golpe de Estado cívico-militar, 60 empleados fueron secuestrados, de los cuales 16 siguen desaparecidos. En 2014 reconoció al espacio como Lugar Histórico Nacional y en 2019 el Municipio instaló un cartel que señala el sitio, conocido como La Anguilera.


Luego de la fábrica Ford en 2021 -donde los empresarios entregaron a sus trabajadores a manos ensangrentadas de la dictadura-, y la Comisaría 1ra (Tigre Centro) en 2022, esta es la tercera señalización que se realiza en Tigre bajo este programa nacional que busca visibilizar el compromiso del Estado en dar a conocer la historia y acompañar la lucha de quienes fueran victimas del terrorismo, que aún se mantiene firme en sus familiares y los sobrevivientes.

Comments


250x300.gif
Banner Pcia Seguros.gif
bottom of page