Sin Estado, Rincón de Milberg estaría a oscuras

Julio Zamora monitoreó la colocación de nuevas luminarias led


“Es un programa muy ambicioso y lo estamos haciendo en todo el distrito porque tiene que ver con la seguridad de los vecinos”, decía el intendente Julio Zamora en referencia al plan de nuevas luminarias llevado en este caso en Rincón de Milberg, que lleva adelante el municipio en acción conjunta con el Estado nacional y provincial. Se trata de la renovación de 390 artefactos que reforzarán la visibilidad y seguridad de la zonza.


Junto a las luminarias, el gobierno municipal construyó en la localidad nuevas veredas vecinales, rampas para personas con discapacidad, cruces peatonales y un refugio para la espera del transporte público. Marcado, y ratificando que sin Estado presente y solidario este tipo de obras no se ejecutaría. La contracara la constituyen las políticas neoliberales que profesa la derecha: sin pudor promete que, si llegarán a ganar la elecciones, además de echar a 1 millón de trabajadores, dejará al Estado en su mínima expresión cortando todo tipo de prestaciones.


“Estuvimos junto al delegado de Rincón de Milberg realizando un relevamiento de todo el programa de iluminación que abarca prácticamente toda la localidad, desde Ruta 27 hasta el Río Reconquista. Es un programa muy ambicioso y lo estamos haciendo en todo el distrito porque tiene que ver con la seguridad de los vecinos”, destacó Zamora acompañado por el delegado y el subdelegado, Marcelo Díaz quien viene desplegando un importante trabajo en la zona basado en el contacto casa por casa

Y agregó: “Estuvimos con unos chicos en la calle Juana de Arco, donde nos transmitieron la necesidad de tener una canchita, hacerles un cerramiento, y vamos a trabajar en eso. Es lo que necesitan los jóvenes en nuestro barrio y lo vamos a hacer muy pronto”.

Por otra parte, el municipiuo construyó 200 mts de veredas vecinales sobre la calle Juana de Arco, entre Williams y Beltrán. Además, sumó 12 rampas para personas con discapacidad, cruces peatonales y colocó un nuevo refugio para la espera del transporte público en la intersección de Garibaldi y Juana de Arco.