Sebastián Galmarini con mala costumbre, tener memoria

Del desfinanciamiento y espionaje ilegal del anterior gobierno, a celebrar con orgullo 200 años de historia

A diferencia de sectores ligados al pensamiento neoliberal, aquel que dice que la historia poco y nada importa, y todo comienza a partir de uno (individualidad), o bien que las ideologías tienen su fin, argumentos amañado muchas veces en el pensamiento de Francis Fukuyama (Libro “El fin de la historia..) y de Daniel Bell (fin de las ideologías), respectivamente, existe otra corriente que interpreta la historia como la construcción de un proceso , fundamentalmente, colectivo.

En el plano nacional, quienes más abrevaron de estas posiciones fue la dirigencia de Juntos. Bajo esta patina construyeron falsos relatos al punto tal que, por ejemplo, la entonces gobernadora Vidal aseguraba que en el Banco Provincia “se dio vuelta la historia; en los últimos 70 maño nunca se hizo tanto como hasta ahora”. Sin embargo, la tradicional institución con 200 años de historia fue prácticamente desfinanciada. Productores, empresarios, chacareros, comerciante, y empleados podrían llenar cientos de páginas explicando el daño infligido en tiempos en que Vidal utilizaba el banco para otros fines: espiar ilegalmente y armar junto a funcionarios judiciales y empresarios causas judiciales.


Debió regresar un gobierno de tinte y cuño peronista para poner nuevamente al Banco Provincia en la senda de al cual nunca debió apartarse. Al respecto, el dirigente Sebastián Galmarini, integrante del directorio del Banco, mediante un video subido a las redes sociales hace un paneo evocando y rescatando, precisamente, los 200 años de historia. Aquella que el neoliberalismo intento minimizar, cuando no, olvidar.