Sebastián Galmarini acomodó al operador macrista Jonathan Viale que alienta el caos institucional

El mediático reclamó, a Sergio Massa, la renuncia de Cafiero y del embajador argentino en Nicaraguas y llegado el caso, del presidente de la Cámara Baja. La excusa del macrista parte de la presencia del iraní Mohsén Rezaí en la asunsiòn del presidente de la hermana república centroamericana.

Foto: Detrás de las críticas de Viale subyace el respaldo a un modelo político (derecha neoliberal) que intenta socavar la institucionalidad nacional y esmerilar valores democráticos


Por. Tano Armaleo.-El dirigente peronista Sebastián Galmarini (Frente Renovador-Frente de Todos) acomodó al operador macrista Jonathan Viale quien, sin pudor, reclamó la renuncia del canciller Santiago Cafiero o en su defecto de Sergio Massa. La arremetida del operador mediático, que defiende intereses sectoriales y políticos ligados a derecha reaccionaria nacional e internacional, se basó en la controvertida situación en la que se vio involucrada Argentina al momento en que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumiera un nuevo periodo institucional de cuyo acto participó el iraní Mohsén Rezaí acusado, en principio, por el atentado a la AMIA. El embajador argentino en Nicaragua, Cappitanich, participó de dicho acto sin conocer de antemano la presencia del funcionario iraní. Tras los hechos, de manera inmediata, Cancillería expresó malestar y exigió explicaciones al gobierno nicaragüense.


Sin embargo, Viale olvidando que el iraní es buscado y requerido por la justicia nacional y omitiendo la postura del gobierno del Frente de Todos, dijo por las pantallas de la TV macrista (LN+): "Sergio Massa pedí la renuncia del canciller (Santiago) Cafiero y del embajador (en Nicaragua) Capitanich. Y si no se concretan, renuncia a la presidencia de la Cámara de Diputados porque estás siendo cómplice de un gobierno socio de autocracias genocidas. De lo contrario, sos puro chamuyo".

Frente a tamaña intencionalidad política por parte del operador Viale, Sebastián Galmarini salió al cruce endilgándole una "vocación política militante" hacia Juntos Por El Cambio.

Es evidente que la postura de Viale, solicitando tantas renuncias, es que Cristina Kirchner, llegado el caso, ocupe el sillón de Rivadavia. En esto en que no pocos dirigentes de Juntos apuestan, tal cual dijera el gobernador Gerardo Morales, a "cuanto peor le vaya al gobierno mejor nos irá a nosotros", Viale es parte de esta línea que cuenta con respaldo de la ultraderecha internacional y de fondos de inversiones denominados buitres.


A raíz de un tuit de Viale en el que le reclama al presidente de la Cámara de Diputados de la nación Sergio Massa que pida "renuncias" a funcionarios del gobierno nacional por la presencia de un iraní acusado por el atentado de la AMIA en la nueva asunción de Daniel Ortega en Nicaragua, Galmarini adujo que ese accionar "no creo que sea una atribución de Sergio Massa ni que opines seriamente".

El sanisidrense Galmarini le respondió por la misma red social: "No creo que sea una atribución de Sergio Massa ni que opines seriamente".

"Suena que molestan las opiniones de Sergio Massa que interpelan a los electores más cercanos a Juntos Por El Cambio" adujo el actual director del Banco Provincia y agregó: "Sería más honesto blanquear tus intereses y tu vocación política militante de ese espacio".