Por qué Larreta eligió a Jorge Macri

Prescindiendo de Gustavo Posse,el jefe de la CABA se inclinó por el intendente de Vicente López , para presidir un nuevo ministerio, a modo de mitigar la fuerte interna que transcurre en Juntos

Foto archivo: Soledad Martínez, Santilli, Macri y Larreta


Por: Tano Armaleo.-“Cuando te cascotean el rancho tenés dos opciones: salís a enfrentarlo, o invitàs el tipo a entrar a la casa; se acaban los cascotes”. La referencia fue brindada por Horacio Larreta al momento de explicar los motivos por el cual sumó a Jorge Macri a su gobierno. El intendente de Vicente López se encamina a ser secretario de una nueva dependencia creada a su medida: la del AMBA. Atenderá la relación, la rosca política para ser más llano, entre el gobierno de Larreta y los intendentes del conurbano que limitan con CABA. Y seguramente, conociendo los ADN macristas, Larreta y Jorge Macri irán más allá de los confines. Ambos actúan como los mercados: quieren todo sin poner nada a riesgo.


Es evidente que Larreta no le paga a Macri para darle una suerte de “salvoconducto” a fin de que en el 2023 pueda presentarse nuevamente como intendente. Si bien la Ley impide más de dos mandatos, el jefe comunal està alcanzado por la legislación, pedir licencia como intendente no lo habilitaría a una reelección. Debiera renunciar, cosa que no está en sus planes. ¡Estos personajes, no renuncian ni siquiera al tute!. En la intimidad, Jorge Macri al igual que el resto de los intendentes amarillos y del peronismo, está persuadido de que la ley será modificada en beneficio de los actuales jefe comunales.Tema, éste, que merece un capítulo aparte.


Por lo pronto, Jorge Macri ha sido seducido por las mieles que le ofrece Horacio Rodríguez Larreta. Una jugada, la del “Pelado” capitalino, que intenta a contener la fuerte y agresiva interna por la que atraviesa el macrismo (PRO), al igual que en la UCR; y la alianza en general.


En el caso del PRO, sabido es que Larreta, con aspiraciones presidencialista, además de ningunear a Mauricio Macri, pretende evitar la constante presión a la cual es objeto por parte de Patricia Bullrich, presidenta del partido. La ex ministra tiene la intención de jugar más allá de la Capital.


La sociedad Bullrich-Macri (ambos primos) cotiza en bolsa y pretende seguir haciéndolo. Y de ser posible, incrementar los dividendo. A partir de esta realidad es que Larreta mete a Jorge Macri en el redil de funcionarios. No le paga a un intendente que jugó desde el primer momento con Diego Santilli. Nos referimos al radical Gustavo Posse con muy buena imagen por fuera del distrito y buenas relaciones con el peronismo. Tampoco le paga a un jefe comunal amarillo como bien podrían serlos Diego Valenzuela o Néstor Grindetti. No, prefiere negociar con el macrismo. Prefiere tener al enemigo dentro y así controlarlo, sería la ecuación.


No es ningún secreto que Jorge Macri, militante todo terreno -la contracara de su primo que demostró ser verdadero “cafishio” político-, no es de aquellos intendentes que salen del distrito y es recibido por el resto de sus pares con ramos de flores y alfombras rojas. Quedó demostrado en el Grupo Dorrego. Un grupo que supo aglutinar a la mayoría de los intendentes amarillos cuando Diego Santilli comienza a dar muestra de que quería aterrizar en tierra bonaerense.


Los “barones del conurbanos” del PRO le saltaron a la yugular. Por un tiempo. Larreta los calmó enseguida. Utilizando recurso de la CABA, por caso móviles policiales, acordó con municipios como La Plata, Tres de Febrero, Lanús y Mar del Plata, enviarles (en comodatos ) varios vehículos totalmente equipados para patrullar las calles. La inmediata reacción, en el entorno más íntimo de Jorge Macri que se escuchó por redes sociales y en medios de prensa, fue: están malversando recursos de los vecinos de la ciudad para financiar la campaña de Diego Santilli.

De aquella acusación a la actualidad, pasaron cosas. Entre ellas, los magros resultados electorales (aun ganado) obtenidos por Juntos, y una fuerte interna que no logra mitigarse entre radicales y macristas. Así como arde el PRO, no menos lo están en la UCR. Frente a este complejo panorama, ¿Será Jorge Macri uno de los tantos bomberos que requiere Juntos por el Cambio?. Será el dirigente que, si las circunstancias lo permite, terminará jugando en CABA. O parafraseando al magistral actor (fallecido) Alberto Olmedo: el que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen, vuelvo de donde nunca me fuí, Vicente López.


Otro capítulo., que se abre en Vicente López es la llegada de la concejal Soledad Martínez al sillón municipal. Esto se en la ante la necesidad institucional de reemplazar de Macri. Una dirigente que, en muchos aspectos, desentona con no pocos y pocas dirigentes de Juntos por el Cambio. Su mirada progresista sobre temas que han generado cambios culturales profundos, por caso aborto y matrimonio igualitario, la diferencia del resto de sus pares. Por lo tanto, no se descarta que la nueva gestión, como es de imaginar, sufra cambios de funcionarios; algunos se irán con Jorge Macri. Al respecto, se especula que ex ediles pasarán a ser parte activa del equipo de Martínez. El nuevo gabinete, tendría un perfil más político, y procurará ampliar los diálogos políticos a los fines de ampliar el horizonte electoral.

ULTIMAS NOTICIAS
Lea la Edición Impresa
LoNuestro_tapita.jpg

Categorías